Verónica Ojeda: "No hablé más con Diego desde que conoció a su hijo; cuando lo llamo me atienden otras personas, como su nueva novia"

Verónica Ojeda, ex de Maradona, contó detalles del encuentro entre padre e hijo. Y se refirió a su relación actual con el ex futbolista.

El 14 de febrero nació Dieguito Fernando, y 90 días después Diego Maradona vino al país (para estar presente en el cumpleaños de su hija Gianinna) y lo conoció, luego de una escandalosa llegada a Ezeiza.

"Apenas lo vi a Diego, le di un beso, y le di al bebe. Ese día el nene estaba llorisqueando porque yo estaba muy nerviosa. Y fue algo increíble porque cuando lo agarró Diego, el bebé se calmó. Me puse muy nerviosa porque fueron 8 meses de no verlo. Fue muy fuerte verlo a él y vernos los 3 juntos".

Tras pisar suelo argentino, la primera parada del ex futbolista fue la casa de Verónica Ojeda: su chofer lo dejó en la puerta y se fue con la actual novia del Diez, Rocío Oliva, para evitar el cruce entre la ex y la actual pareja. Y ochenta minutos después, el auto volvió a buscar al ex DT de la Selección.

Ya con Maradona nuevamente en Dubai (se fue junto a su novia), Ojeda salió a hablar en Implacables, el programa de Carlos Monti y Susana Roccasalvo, y dio detalles del esperado encuentro entre su hijo y el padre. Además, habló de la tormentosa relación con las hijas de Maradona, y más.


EL ENCUENTRO DE DIEGO CON SU HIJO
-"Yo no sabía que Diego iba a venir a verlo. Me llamo una semana antes diciendo que iba a llegar esa fecha a Buenos Aires. Y cuando vi todo ese lio en el aeropuerto pensé que no iba a venir. Nunca pensé que llegaría con su novia a la puerta de mi casa”.

-“Yo no sabía que la chica (Rocío Oliva) estaba en la puerta y tampoco sabía que estaba él. Mi papá lo encontró en la puerta y entraron. Yo estaba arriba con Dieguito para dormir. Así que bajé y lo llevé al nene. Me puse muy nerviosa porque fueron 8 meses de no verlo. Fue muy fuerte verlo a él y vernos los 3 juntos".

-“Apenas lo vi a Diego, le di un beso, y le di al bebe. Ese día el nene estaba llorisqueando porque yo estaba muy nerviosa. Y fue algo increíble porque cuando lo agarró Diego, el bebé se calmó. Se miraron y Diego lo primero que dijo fue que era igual a él. Lo besó, lo abrazó”.

-“No hablé de nada en el encuentro. Preferí que esa hora y media disfrute al bebé, y no hablar cosas secundarias”.

"Hay que sacar los conflictos que tengo con las hijas de Diego. No tiene nada que ver el bebé. Es su hermano y lo será toda la vida".


SU RELACIÓN ACTUAL CON MARADONA
-“Después de eso no tuve comunicación con él. Yo lo llamo y me atienden otras personas, como su nueva novia. O me corta, o me dice que no me puede atender o apaga el celular. Para evitar todos esos problemas espero a que él llame y pregunte aunque sea cómo está su hijo”.

-“Me duele su ausencia, obvio. No soy de madera, pero bueno, Diego es así. Ahora sólo tengo que esperarlo y hablar con él. No quiero tener problemas. Lo quise mucho, no quiero armar escándalos”.  

-"Voy a estar cuando él me necesite, aunque hay personas que no le guste lo que yo diga, porque soy la madre de su hijo”.

-"Es lógico que me haya cortado la tarjeta de crédito porque no soy más su mujer. El no me tiene que pasar nada a mí. Sólo hay que arreglar las cosas del bebé. Yo quiero hacer mi vida y él está haciendo la suya con esta chica".

“Me hice una pequeña liposucción. Todos saben que engordé muchísimo y me cuesta horrores bajar, así que me hice un par de retoques para seguir bajando".


 

LAS HIJAS DE MARADONA
-“Hay que sacar los conflictos que tengo yo con las hijas de Diego. No tiene nada que ver el bebé. Es su hermano y lo será toda la vida. En estos 8 años siempre estuve muy bien con Diego y su familia”.
 

LIPOSUCCIÓN Y PROYECTOS
-"Me hice una pequeña liposucción. Todos saben que engordé muchísimo y me cuesta horrores bajar, así que me hice un par de retoques para seguir bajando".

-“Quiero empezar a trabajar. Durante los 8 años que estuvo con Diego dejé de ser profesora de gimnasia, mi profesión. Diego quería que esté al lado suyo”.