Luisana Lopilato y una insólita confesión: "En el parto quiero que estén todos; Mike, mi mamá, mi hermana, mi suegra..."

La actriz cursa su quinto mes de embarazo y en una entrevista con la revista Viva sorprendió con divertidas declaraciones.

Luisana Lopilato y una sorprendente confesión (Foto: Web).
Luisana Lopilato y una sorprendente confesión (Foto: Web).

Cada vez falta menos para el gran momento y Luisana Lopilato se prepara con ansiedad para la llegada de su primer hijo, que nacerá en Canadá, pero que tendrá también la nacionalidad argentina. La bella actriz cursa el quinto mes de embarazo y sorprendió con algunas insólitas y divertidas confesiones sobre el próximo parto.

“Antes quería cesárea y no darle el pecho al bebé. Ahora pienso todo lo contrario y sé que se van a caer un poco las lolas porque tengo mucho busto, pero no me importa. Odio los quirófanos y no me gustaría operarme, pero si necesito pasar por uno para que me las levanten, lo haré”

Quiero que estén todos en el hospital conmigo. Decidimos que nazca en Canadá porque el abuelo de Mike es una persona mayor y le cuesta mucho trasladarse. Por eso necesito estar acompañada. Además, yo soy re miedosa y él, peor”, dijo en una entrevista con la revista Viva, y explicó la insólita decisión del parto multitudinario

No me importa el pudor, somos todas mujeres. Mi suegra es como si fuera mi mamá, me hablo todo y también tengo mucha confianza en las hermanas de Mike. Ellas, por ejemplo, filmaron sus partos y nos los mostraron. Están muy conectados con el embarazo. De hecho, mi familia, mi suegra y mis cuñadas, me llaman todos los miércoles, que es cuando se cumplen las semanas. Me dicen: ‘feliz semana 18’, ‘feliz semana 19’”, reveló y contó cómo se prepara para el gran día.

“Tengo un obstetra en la Argentina y otro en Canadá. Allá tengo una partera que está todo el tiempo con vos. Conseguí una que habla español, es mexicana. Ya le avisé que en el parto voy a putear a todos, así que necesito que esté a mi lado. También le dije que no quiero sufrir y que me dé todas las 'drogas'”, confesó divertida la esposa de Michael Bublé.

También se refirió a los cambios en su cuerpo, propios del embarazo. “Tengo más lolas y las caderas se me empezaron a abrir para afuera. Y tengo un culo tremendo. Y no es que ahora coma más, siempre fui de comerme todo”, expresó y afirmó que puede llegar a recurrir al quirófano luego de amamantar.

“Antes quería cesárea y no darle el pecho al bebé. Ahora pienso todo lo contrario y sé que se van a caer un poco las lolas porque tengo mucho busto, pero no me importa. Odio los quirófanos y no me gustaría operarme, pero si necesito pasar por uno para que me las levanten, lo haré”, aseguró.