La muerte de David Bowie: ¿otra "víctima de la maldición de Aarón Ramsey"?

Aaron Ramsey festeja, mientras los famosos, tiemblan. Foto: Web
Aaron Ramsey festeja, mientras los famosos, tiemblan. Foto: Web

En el fútbol hay cábalas de todo tipo y color, como bien lo ejemplifican -por caso- los célebres cuernitos de Reinaldo "Mostaza" Merlo para evitar que los rivales le conviertan a sus dirigidos. Sin embargo, el caso del Aaron Ramsey (25) es tan escalofriante como descabellado, ya que cuenta la leyenda urbana que cada vez que hace un gol, una personalidad importante muere en cuestión de horas.

¿Cuál podría ser la conexión entre los festejos del jugador de mediocampista de Arsenal de Inglaterra? Eso es un misterio difícil de dilucidar y que, francamente, no tiene ningún asidero. Sin embargo, en redes sociales crece lo que se conoce como "la maldición de Ramsey" y los entusiastas declamadores de la coincidencia ofrecen pruebas del alcance mundial.

¿Cuál podría ser la conexión entre los festejos del jugador de mediocampista de Arsenal de Inglaterra? Eso es un misterio difícil de dilucidar y que, francamente, no tiene ningún asidero. Sin embargo, en redes sociales crece lo que se conoce como "la maldición de Ramsey" y los entusiastas declamadores de la coincidencia ofrecen pruebas del alcance mundial.

Desde su debut como profesional en la temporada 2006/2007, el volante marcó aproximadamente 50 tantos, y los supersticiosos afirman que en la mayoría de los casos, al poco tiempo explota la noticia de una muerte de un personaje conocido. Su última presunta víctima -tras celebrar ante el Sunderland por la FA Cup este sábado 9- fue el cantante David Bowe, quien falleció el domingo siguiente, luego de 18 meses de intensa lucha contra el cáncer.

La supuesta "lista negra" comenzó a realizarse en mayo de 2011 cuando, tras marcarle al Manchester United, el ejército estadounidense acribilló a Osama Bin Laden. A principios de octubre de ese mismo año, dos goles de Ramsey al Tottenham y a Suiza jugando con Gales coincidieron con los fallecimientos de Steve Jobs y de Gaddafi. Fue ahí donde comenzó a cimentarse la maldición de Ramsey quien, por su posición en la cancha, no es un habitual convertidor.

A este mito se sumó Whitney Houston, horas después de hacerle un gol al Sunderland; la solista Chavela Vargas; el músico Bebo Valdés; el dictador Jorge Rafael Videla; el actor Paul Walker, ¡el mismo día que le hizo dos goles al Cardiff!; el boxeador Huracán Carter; y el actor Robin Williams, un día después de anotarle al Manchester City. Uno tras otro a se fueron tras cada festejo de Ramsey. 

Y hay más: en abril de 2015, selló la victoria del Arsenal sobre el Burnley en la Premier League. Pocas horas después, fallecían los escritores Günter Grass y Eduardo Galeano. En España también le atribuyeron el deceso del periodista Jesús Hermida.

¿No será demasiado?