Tortugas nacen en las Islas Gálapagos después de un siglo

El exterminio de la rata negra ayudó a conseguir el equilibrio del ecosistema del lugar después de un largo tiempo.

Tortugas nacen en las Islas Gálapagos después de un siglo
Tortugas nacen en las Islas Gálapagos después de un siglo

El nacimiento natural de tortugas en la isla Pinzón ha desatado la felicidad en el archipiélago de Galápagos (Ecuador), donde desde hacía 100 años no se reproducían por la presencia en el lugar de la denominada rata negra, roedorque se encargó durante este período de provocar la disminución de las tortugas gigantes por comerse constantemente los huevos que eran depositados en la arena.

Desde 2012, los expertos iniciaron el exterminio del roedor dispersando un veneno a lo largo y ancho de las 1.789 hectáreas que tiene la isla. Durante este proceso y por la toxicidad del producto, se realizó la captura del Gavilán de Pinzón, así como de otras especies, que tuvieron que ser trasladadas a la isla vecina de Santa Cruz, donde habitaron durante tres años.

Los especialistas desconocen el número de roedores que murieron y tras dos años de monitoreo aseguran que la mayoría pereció en sus madrigueras tras los efectos del veneno.  En 2014, se declaró el territorio “libre de roedores” y se inició el regreso a su hábitat natural de las especies que fueron capturadas y de otras que habían llegado al archipiélago, según indicó a la agencia de noticias EFE, Danny Rueda, director de Ecosistemas de la dirección del Parque Nacional Galápagos (PNG).

"Desde 2014, ya no estamos repatriando tortugas a Pinzón porque ya están naciendo en estado natural", dijo el experto, quien además confirmó que existen nidos de tortugas en el sector por lo que la población se va a equilibrar.

Asimismo, también se han encontrado una gran cantidad de nidos con polluelos de gavilanes y extraoficialmente se calculan que en el lugar hay aproximadamente unas 40 aves de este tipo. El incremento de tortugas y gavilanes es una gran noticia para los habitantes, quienes confían que en 20 años el ecosistema estará de nuevo en su equilibrio.