Sally Field demostró que es una actriz polifacética

La estadounidense pasó de interpretar papeles cómicos a dramáticos.

Sally Field demostró que es una actriz polifacética
Sally Field demostró que es una actriz polifacética

La actriz Sally Field se inició en la televisión realizando papeles cómicos, frescos y juveniles. Estas actuaciones le generaron dificultades para que los productores y directores la tomaran en cuenta para asumir retos de mayor envergadura.

Sin embargo, en los años setenta pudo demostrar sus dotes como actriz dramática y dio un salto a la gran pantalla.  Es así como en 1976 le dieron la oportunidad de dejar en evidencia de qué está hecha y le asignaron un papel en la película dramática Sybil.

En este nuevo reto la actriz le dio vida a Sybil Dorsett, una artista de la ciudad Willow Corners, donde se emplea como una docente, al tiempo que realiza una maestría. Se trata de un personaje que sufre una disfunción de personalidad y por cuya interpretación, Field se hizo merecedora de un premio Emmy.

El cuadro clínico que enfrenta Sybil Dorsett  la lleva a desmayarse continuamente en medio de sus actividades académicas. Algunos episodios duran minutos y otros mayor tiempo, incluso hasta horas. Uno de los acontecimientos ocurrió frente a sus alumnos en un parque.

Sybil termina en una clínica, donde llamaron a la Dra. Cornelia Wilbur (Joanne Woodward) para dar un diagnóstico neurológico sobre sus padecimientos. Cuando Sybil era atendida por los especialistas, tiene visiones y habla como una niña.

Al momento de ser sometida a una prueba de olor, Sybil está visiblemente preocupada por el perfume a desinfectante. En la oficina de la Dra. Wilbur, la artista tiene una nueva recaída.

La especialista considera que los episodios que sufre la paciente son parte de una histeria relacionados a problemas más profundos, por lo que le otorga a Sybil una nueva cita, para orientarla y ayudarla a resolver los trastornos que finalmente supera satisfactoriamente.

Esta producción fue presentada inicialmente como una miniserie para televisión, pero después fue convertida en una película del séptimo arte. El guion fue producido por Stewart Stern y está elaborado en base al libro del mismo nombre de Flora Rheta Schreiber, en el cual se describe la vida de Shirley Ardell Mason.