¿Sabías que Madonna le teme a los rayos y a la muerte?

La cantante, compositora, actriz y empresaria estadounidense de 59 años de edad también se siente vulnerable al subir al escenario.

¿Sabías que Madonna le teme a los rayos y a la muerte?
¿Sabías que Madonna le teme a los rayos y a la muerte?

Una de las emociones innatas en los seres humanos es el miedo. Todos algunas vez en nuestras vidas experimentamos temores y fobias a diferentes cosas.

Las celebridades también sienten este tipo de inquietudes.  Por ejemplo, la reina del pop Madonna ha dicho en muchas oportunidades que le tiene terror a los rayos y las tormentas eléctricas, fobia a la cual se le conoce con el nombre de brontofobia o astrafobia.

Aunque la cantante da sensación de ser una mujer fuerte, de mucho temple y fría, no deja de ser una humana, que siente y padece.

Sumado al pánico que tiene por las centellas y las tempestades, la cantante, compositora, actriz y empresaria estadounidense de 59 años de edad también le teme a la muerte, sin duda alguna uno de los miedos más comunes entre la población.

Para ha confesado muchas veces que la muerte es un pensamiento que está siempre en su cabeza, pero de manera inconsciente, ya que, a su juicio, todos sus otros temores culminan en su miedo por perder la vida.

"El final de cualquier cosa implica la muerte: el final de una relación, de una carrera, de la vida física tal como la conocemos", comentó la artista a la revista Dazed&confused. Durante sus señalamientos explicó que esta fobia se fortalece cuando tiene que ver con sus hijos y si ellos sufrieran algún accidente o daño.

Madonna también se siente frágil y vulnerable cuando se monta en un escenario, aun cuando ya suma más de 41 años en el mundo del espectáculo. Tanto es así que en muchos conciertos la actriz ha tenido que dar la espalda al público y respirar profundo para superar este temor, que llama pasajero, a través de la relajación.

Pese a estos temores, la actriz también ha dejado al descubierto que muchas veces se siente increíblemente invencible y que tiene a la audiencia en la mano, como toda una diva.