Un grupo de estudiantes creó Ándalo, un asistente de movilidad para ciegos

La empresa formada por seis alumnos de UIP en México desarrolló un dispositivo que sustituye al bastón y a los perros guías al caminar.

Un grupo de estudiantes creó Ándalo, un asistente de movilidad para ciegos
Un grupo de estudiantes creó Ándalo, un asistente de movilidad para ciegos

Seis estudiantes de la Universidad Iberoamericana de Puebla fundaron una empresa llamada Anxech, la cual se dedicará a usar la tecnología con un fin social. Su primer producto desarrollado tiene por nombre Ándalo, y consiste en un acoplamiento para el calzado, diseñado para auxiliar la movilidad de las personas ciegas y débiles visuales, cumpliendo funciones similares a las de un bastón o perro guía.

Ricardo Mastachi Torres, líder del grupo, informó que Anxech no es solo una empresa, sino una forma consciente de aportar con innovación y tecnología herramientas de ayuda para los sectores más vulnerables.

En este sentido, el estudiante de mecatrónica reveló que para desarrollar el dispositivo con las características realmente útiles, tenían que hacer una especie de estudio de mercado donde puedan conversar con personas que sufran de ceguera para conocer realmente sus necesidades y los problemas a los que se enfrentan en su vida cotidiana.

Gracias a los datos que recopilaron al entrevistar a personas con discapacidad visual,  llegaron a la conclusión de que el bastón no evita que puedan caer en alcantarillas destapadas o se golpeen con algo que está enfrente. Por esto surgió la idea de hacer un acoplamiento con sensores para calzado universal que pudiera medir obstáculos en el entorno y comunicar al usuario sobre los objetos o agujeros que hay a su paso.

El dispositivo Ándalo cuenta con una primera banda que tiene motores vibradores con una interfaz que coloca en los tobillos, la segunda banda también tiene un sensor ultrasónico y se coloca en la rodilla, y por último una pinza de plástico con otro sensor que se coloca en el pie. Estas piezas fueron creadas por una impresora 3D que los estudiantes compraron.

Las bandas del Ándalo son tela doble de neo premium de 60 por ciento algodón y 40 por ciento elastano que tiene un tratamiento antibacteriano, lo que permite que al contacto con el cuerpo no genere hongos o salpullido o elementos que incomoden al usuario.

Los desarrolladores del dispositivo explican que el lenguaje que utiliza Ándalo permite alertar al usuario sobre tres situaciones distintas: cuando tiene un objeto lejos, cuando está cerca y cuando hay un agujero.