Familia que vivía en un autobús recibió la sorpresa de su vida

Un milagro navideño involucró a un grupo familiar de cinco personas, más una extraña y noble samaritana que cambió sus vidas.

Un milagro navideño involucró a una familia de EEUU
Un milagro navideño involucró a una familia de EEUU

Una familia compuesta por cinco integrantes, papá Eric, mamá Olivia y sus tres nenes, recibió una ayuda muy generosa de una total extraña, luego de conocer su terrible situación por no tener un techo estable donde vivir, ni un trabajo con el cual cancelar sus gastos.

Este grupo había pasado por varias regiones de Estados Unidos, buscando un sitio donde echar raíces y comenzar una nueva y mejor vida. Sólo tenían como hogar un viejo autobús que se descompuso, sin arreglo, en una zona poblaba de Greeley, Colorado.

Allí la matriarca conoció a Virginia Kinch, quien luego de plantearle una propuesta inusual, se convirtió en una especie de ángel salvador para ella y sus cercanos. “Fue difícil, no teníamos idea de cómo íbamos a lidiar con este fuerte clima, y ella llegó. Tenía mucho miedo, porque sabía que no podía proporcionar comida a mis hijos”, dijo Olivia. 

Como estaban en situación de calle, buscaron ayuda en los centros benéficos que dan refugio y comida a esas personas. Allí tuvo el primer contacto con Kinch, quien era voluntaria junto a sus hijas. “Cuando supe su historia me conmoví. Había niños de por medio, y con este clima es difícil. Les dije si querían mudarse a nuestra otra casa”, confesó Virginia, algo que Olivia pensó que era parte de una broma cruel.

Luego de aclarar que la propuesta era cierta, acordaron un contrato de vivienda temporal, para que los cinco permanecieran en esa casa. Virginia la rentaba para cubrir sus gastos personales, pero en esta ocasión se la ofreció a Olivia sin pago, mientras solventaban su realidad.

Aparte de darles un techo donde pasaron un muy feliz año nuevo, la buena samaritana también creó una página en GoFundMe, con la cual ellos podrán dar sus primeros pasos hacia una futura y pronta independencia económica.

“No pensé que tendríamos este tipo de suerte. Con esto restauré -sin duda- mi fe en la humanidad. Necesitamos más personas así. Que se interesen por otros”, finalizó Olivia.