Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Así fue el romance entre la princesa Margarita y el paisajista Roddy Llewellyn

En la cuarta temporada de The Crown se muestran algunos detalles de cómo fue la relación entre la hermana de Isabel II y el amante que causó su divorcio.

Así fue el romance entre la princesa Margarita y el paisajista Roddy Llewellyn
Así fue el romance entre la princesa Margarita y el paisajista Roddy Llewellyn

Al final de la tercera temporada de The Crown, se muestra el romance entre la princesa Margarita y el paisajista Roddy Llewellyn, un jardinero 17 años menor que ella, pero ¿cómo inició esta relación entre la hermana de la reina y un trabajador del palacio?

De acuerdo con la producción original de Netflix, Roddy llegó a la vida de Margarita cuando ésta pasaba por una fuerte depresión, derivada de los constantes coqueteos de su esposo, Lord Snowdon. Aunque The Crown sugiere que el paisajista se convirtió en la primera aventura amorosa de la princesa, otros dicen que antes de él, ella ya había tenido otros amores.

"De vuelta a los años 60, cuando Snowdon se encontraba fuera por un encargo fotográfico, Llewellyn le preguntó a Anthony Barton, un amigo de ambos, si podía ir y hacer compañía a la princesa", dijo Christopher Warwick, el biógrafo oficial de la princesa Margarita.

En cambio, para Theo Bronson otro biógrafo de la princesa, "el romance fue efímero y altamente cargado de amorío… habría permanecido en secreto si la princesa, tal y como se afirma, no hubiera telefoneado a Eva, la esposa de Barton para confesarlo todo y revelar cuánto lo lamentaba…".

En la serie de televisión se muestra el día que Roddy asistió como invitado de última hora a la fiesta anual de verano de Anne Glenconner en su finca en Escocia. Los anfitriones aseguraron que era un joven idóneo para acompañarlos en su círculo aristocrático, aunque en realidad él y Margarita coincidieron primero en el Café Royal de Edimburgo.

Él le dijo a Anne que Margarita tenía unos ojos muy bonitos y ella le respondió que mejor se lo dijera a la princesa; tomaron té y entablaron una buena amistad, según el biógrafo Theo Aronson, quien también indicó que el paisajista era muy educado, divertido y bien hablado.

Fuente: quien.com