Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Viviana Canosa le contó a Rial del día en que temió por su vida al entrar a un quirófano: "Podría haber muerto"

La periodista habló en Intrusos sobre cómo afrontó el diagnóstico de cáncer de mama.

Viviana Canosa reveló cómo fue que afrontó un cáncer de mama sola

Cuatro meses atrás Viviana Canosa (48) se animó a contar un duro trance de salud que debió atravesar. "Tuve cáncer. Tuve un carcinoma in situ en una lola. Esto no lo conté nunca... Pero lo traté con una naturalidad total. Me fui a hacer una mamografía, la mujer que me hizo la ecografía me dijo: 'Noto algo raro. Me preocupa'. No dije nada en mi casa, a nadie. Me pedí un turno, me fui a hacer otra mamografía. Me hicieron la ecografía, la mamografía, y me encontraron un carcinoma in situ. No dije nada. Me pincharon para ver la gravedad que tenía; era muy grave. No dije nada. Fui sola a hacerme todo", contó en una entrevista con Infobae.

Ya superada la enfermedad, la conductora de Nada Personal (lunes a viernes a las 23, por El Nueve) recordó el difícil momento en una nota con Intrusos. “No lo conté en su momento porque en mi vida nunca me he sentido víctima de nada. Me habían detectado un tumor en la mama izquierda que, por suerte, fue benigno”, explicó Canosa.

"Esperé a que regresaran Alejandro y mi mamá. Porque, ¿qué ganaba con decirles si hasta dentro de dos semanas no tendría el resultado de la biopsia? ¿Iba a llamar a Alejandro o a mi mamá para arruinarles el viaje?".

Luego, la madre de Martina (6), fruto de su matrimonio con Alejandro Borensztein, reflexionó: “Me podría haber muerto”. En ese punto, Jorge Rial indagó: “¿Por qué fuiste sola?”. Entonces, Viviana justificó: “Porque en ese momento mi mamá estaba en el sur con mi hermana menor, que visitan muy seguido a mi papá. Y el que era mi marido, Alejandro Borensztein, estaba de viaje en Londres visitando a su hijo. Martina era muy chiquita, tenía tres años. Y yo pensé ‘mi mamá está con mi hermana, que la necesita. El papá de mi hija está visitando a su hijo que lo extraña y yo soy una mujer fuerte’. Pensé que era una prueba más que me ponía la vida. Fui y les pedí a los médicos que me hicieran la punción y todo lo demás en el momento. Porque, ¿qué ganaba con decirles si hasta dentro de dos semanas no tendría el resultado de la biopsia? ¿Iba a llamar a Alejandro o a mi mamá para arruinarles el viaje?”.

Al final, Viviana Canosa aclaró: “Ahí empecé a atravesar todo, y por supuesto que después me acompañaron mi exmarido y mi familia. Pero fue un momento de encontrarme conmigo misma. Las peores cosas que nos pasan en la vida son las mejores. A la gente le digo que de todo se sale, que todo tiene solución, y que si no se resuelve para qué hacerse problema”.