El "video prohibido de Ivana Nadal con otra mujer" que filtraron en la Web es falso: las pruebas del fake

En las redes hablaban de nuevas imágenes hot de la modelo hackeada. Ciudad.com te muestra por qué son truchas.

1) Ivana Nadal, sólo con el tatuaje de arriba del lado derecho. 2) Ivana Nadal, ya con sus dos tatuajes. En el video, la chica sólo tiene el tatuaje de abajo. O sea: fake.
1) Ivana Nadal, sólo con el tatuaje de arriba del lado derecho. 2) Ivana Nadal, ya con sus dos tatuajes. En el video, la chica sólo tiene el tatuaje de abajo. O sea: fake.

Las mentiras tienen patas cortas. O un tatuaje menos.

Tras la aparición de sus fotos hot en la Web, en las últimas horas, a través de WhatsApp y las redes sociales se habló de un supuesto nuevo video prohibido de Ivana Nadal, esta vez con otra mujer. Pero las imágenes no pertenecen a la coconductora de Escape perfecto. Y Ciudad.com te muestra por qué.

En el video, de 2 minutos y 11 segundos de duración, se ve a dos mujeres teniendo relaciones sexuales. Y la visualización de una pluma tatuada a la altura de la parte derecha de la cintura de una voluptuosa morocha hizo confundir a más de uno con la bella modelo. Para empezar, ese tattoo no es igual al de Ivana, ya que es recto, cuando el de Nadal es curvo.

Advertida de la viralización de estas imágenes, la propia Ivana hizo un RT de un usuario que se dio cuenta de que los tatuajes podían parecer similares, pero no lo eran: "El tatuaje de @ivinadal no es ni parecido y está en otro lado", es el mensaje que ella replicó en su cuenta.

El "video prohibido de Ivana Nadal con otra mujer" que filtraron en la Web es falso: las pruebas del fake

Pero la clave para terminar de comprobar que se trata de un fake que algún malintencionado quiso hacer pasar como real, es que esa chica no tiene otro tatuaje al costado de la lola derecha, como sí lo posee la modelo, quien desde antes de ponerse la pluma tenía escrito allí fearless ("sin miedo" en inglés).

Otro dato: durante el video las chicas hablan en portugués, algo que va de la mano con el sonido de la TV que se escucha de fondo, también en portugués.

Conclusión: el video no pertenece a Ivana Nadal.