Verónica Ojeda se quebró al hablar de la salud de Dieguito: "El miedo de Maradona era que fuera autista"

La ex del Diez habló por primera vez de la condición médica de su hijo: "Le cuesta hablar". Video.

Verónica Ojeda: "El miedo de Maradona era que Dieguito fuera autista, pero está bien neurológicamente"

Con mucha valentía y corazón sobre sus palabras, Verónica Ojeda habló por primera vez de la condición médica de su hijo, Dieguito Fernando. Sin vueltas, sin eufemismos, la ex mujer de Diego Maradona refirió detalles de la salud del pequeño de 5 años y la relación con su padre. “El temor de Diego era que tuviera autismo. Me habían dicho eso en un diagnóstico, pero cuando comenzó a crecer Dieguito dije ‘no, este chico es más vivo que todos nosotros’. Eso es lo que me duele, no me hagan llorar…. Me duele que Diego sea así, me duele...”, dijo, con la voz quebrada Ojeda, en el piso de Intrusos.

“Hace un mes le hice un estudio del sueño (N. de la R: una polisomnografía) para ver un montón de cosas neurológicas y salió todo perfecto. Descartamos un montón de cosas por el tema del habla que no arranca, ese es el gran tema de Dieguito y lo quiero aclarar porque Diego dio a entender otra cosa que no es. El tema es que le cuesta hablar, está con fonoaudiólogos, con psicólogos y con psicomotricistas. Y me duele porque Diego sabe que la estoy remando con Dieguito, que no llame y pregunte cómo está”, continuó Verónica, quien aseguró que el técnico de fútbol no ve a su hijo hace un año y medio.

"Hace un mes le hice un estudio y salió todo perfecto. Descartamos un montón de cosas por el tema del habla que no arranca, ese es el gran tema de Dieguito".

Dieguito neurológicamente está de diez, bárbaro, eso hay que descartarlo todo. Le hice de todo, me he ido a Córdoba para que le hagan un estudio, todo salió perfecto. Recién ahora está arrancando a hablar y cuando me cuenta un cuento estoy fascinada”, aclaró y recordó la posibilidad que habían evaluado con Maradona de hacer un tratamiento en Cuba. “Lo hemos charlado hace dos años, yo estaba desesperada porque le habían hecho un diagnóstico que hoy no es. De hecho, yo quiero ir para descartar. No paro”, afirmó.

Consultada sobre si la distancia de Maradona con su hijo podría tener que ver con una dificultad del Diez para asimilar la particular circunstancia, Ojeda respondió: “Puede ser… sinceramente, nunca estuvo un día entero con Dieguito. No lo conoce a su hijo, estuvo dos horas y nunca solos. Siempre rodeado de gente y no compartieron un fin de semana, por ejemplo. No lo conoce, no sabe cómo duerme Dieguito”, concluyó.