Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Un trapito amenazó a una notera de Fabián Doman en pleno vivo: "¡Cortala porque la calle no es tuya!"

Giuliana Salguero, cronista de Momento D, fue increpada por un hombre que le pedía dinero para salir al aire. 

Un trapito arrinconó a una notera de Fabián Doman en pleno vivo: "Nos pide plata para salir al aire"

Una entrevista con Leo Alturria, el exnovio de Lizy Tagliani, en la calle terminó con la intervención de la policía, pero nada tuvo que ver con él. La cronista de Momento D tuvo que pedir ayudar frente a las cámaras del ciclo porque un cuidador de autos, también conocido como “trapito”, la estuvo incomodando durante toda su nota… ¡y terminó con un enfrentamiento al aire!

“Hay un señor que los está molestando en el móvil y no tiene nada que ver con Leo Alturria”, le dio aire Fabián Doman a Giuliana Salguero, la cronista que estaba en pleno corazón de Palermo.

Son dos personas que están borrachas y nos están apretando desde que empezamos. Nos pide plata para salir al aire”, contó, mientras enfocaban a los dos hombres, que según ella contó, parecían estar bajo efecto del alcohol y le exigía 50 pesos. “Un policía los sacó, pero volvió a pedir dinero extorsivamente”, relató. 

"¡Cortala porque la calle no es tuya! ¡Le pido a la policía que venga!".

EL TENSO MOMENTO DE LA CRONISTA DE MOMENTO D CON UN TRAPITO

Pero cuando el conductor se estaba despidiendo del móvil, la periodista desde la calle pidió que regresen. “¡No me saquen del aire!”, lanzó, mientras mostraba la cámara como uno de los hombres cruzaba la calle para enfrentarla.

“¡Cortala porque la calle no es tuya!”, le gritó ella, quien lejos de achicarse, confrontó al hombre. “¡Le pido a la policía que venga!”, lanzó, mientras Doman repetía los nombres de la calle y el trapito seguía increpándola.

Unos minutos después, ya más tranquilos, el ciclo mostró la intervención de varios oficiales de la Policía Metropolitana que demoró al hombre en cuestión. Unos vecinos, incluso, se sumaron para asegurar que ya había estado detenidos en varias oportunidades y que siempre regresaban “a molestar” por la zona después de dos o tres días.