Tenso cruce entre Marina Calabró y Débora D'Amato en Intrusos, tras las declaraciones de las hermanas Maradona

Las panelistas protagonizaron un acalorado debate, en el que cada una marcó su postura y no se pusieron de acuerdo.

Tenso cruce entre Marina Calabró y Débora D'Amato tras las declaraciones de las hermanas de Diego Maradona

El paso de las hermanas de Diego Maradona, Lili, Ana y Kity, por Intrusos dio paso a un nuevo escándalo familiar: las señoras argumentaron que Claudia Villafañe le escondía información al Diez y la trataron de "ladrona". 

"(Coppola y Claudia) no pagaban al fisco en Italia, se lo repartían entre ellos. Era la plata que tenían que pagar al fisco y a Diego le decían que lo pagaban", deslizó Lili. 

Con sus testimonios resonando en los medios, en el programa de Jorge Rial continuaron con el debate, sin imaginar que se generaría un tenso cruce entre Marina Calabró y Débora D'Amato. 

El picante contrapunto en vivo: 

Adrián Pallares: -Si es verdad lo que dicen las hermanas (de Diego), que ellas se enteraron que él era adicto cuando lo contaron en televisión... Eso también es una falla de Claudia. 

Débora D'Amato: -No es responsabilidad de ella contárselo a las hermanas. 

"Si es verdad lo que dicen las hermanas (de Diego), que ellas se enteraron que él era adicto cuando lo contaron en televisión. Eso también es una falla de Claudia", dijo Pallares, dando paso al cruce de sus compañeras.

Pallares: -¿Cómo que no? 

Rial: -Sí, ¿cómo no? ¿Tu marido se droga y vos no le decías nada a la familia de él? 

D'Amato: -Lo que estoy diciendo es que no es tan sencillo, por cómo se daba la situación, poner el dedo acusador. 

Marina Calabró: -Entonces, Débora, justificás el silencio de Claudia y no el de las hermanas. ¿O justificamos el silencio o no lo justificamos? 

D'Amato: -No, no. 

Calabró: -Es la familia, no es que se lo tenía que contar al mundo. 

"No es responsabilidad de Claudia contárselo a las hermanas de Maradona", retrucó Débora. Y Calabró la refutó: "¿Cómo que no? Es la familia, no es que se lo tenía que contar al mundo".

D'Amato: -Pero, chicos, ¡¿puedo decir lo que a mí me parece, no lo que quieren escuchar?!

Calabró: -Te estamos marcando una contradicción en el discurso.  

D'Amato: -Dejame que piense lo que yo tenga ganas, Marina. 

Calabró: -Obvio, pero dejame marcarte que hay una contradicción. 

D'Amato: -Me lo cuestionás todos los días. Pero dejame decir que a mí... 

Calabró: -Está bien, no te parece contradictorio. 

D'Amato: -Permitime que complete la frase, Marina.  

Marcela Tauro: -Hoy estamos mal las tres, todas. Y no me quiero meter porque va a ser un cotorrerío. Tenemos un día femenino. 

Con la intervención prudente de Tauro, Rial retomó el tema, pero lo encaminó por otro lado y el acalorado ida y vuelta entre sus panelistas quedó en segundo plano y la opinión de Débora inconclusa.