"En la televisión no hay buena gente"

Mañana a las 22.30 vuelve a la pantalla TVR. En esta nota, distendidísimos, sus conductores cuentan novedades, opinan sobre guerras peleas mediáticas "no propias" y se dan besitos. ¡Mirá el video!
Una historia de encuentros y desencuentros entre dos conductores famosos. Porque Sebastián conduce no sólo TVR. Sebastián conduce también su auto pero se olvida dónde lo dejó. No lo encuentra ni a la tarde ni a la noche. No lo encuentra nunca. Tampoco lo encuentra a Gabriel. A Gabriel, el otro conductor de TVR, que está conduciendo para llegar a la nota. Y está llegando quince minutos tarde. No encuentra la entrada del edificio. Se supone que no sabe si tiene que entrar por Conde o por Freire. Entonces, Sebastián llama a Gabriel para ubicarlo, finalmente. Lo putea con cariño. Dale boludo, le dice. Y se va a hablar con su hija por el teléfono. Ella le da bola, lo atiende. Cinco minutos después, aparece el otro, Gabriel, que encontró la salida o la entrada y entonces, saluda, nos saluda, corriendo y se va a hacer pis. Creemos que encontró el baño.


Son las nueve de la noche y están (estamos) todos cansados. Hay que ponerle el cuerpo y las neuronas a la nota. Mañana llega TVR nuevamenta a la tele y bien merece promoción. Después de todos, hace rato sabemos que el ciclo lo vale. Según cuentan, "en esta temporada número once, seguirán los informes y los resúmenes semanales sobre la política, el espectáculo, el deporte y sobre todo lo que pasó en la semana". Además, se estrenarán nuevas secciones: "Internet registrada", donde se mostrarán momentos inéditos sobre la tele mundial levantados de la web; "Historieta de un país", informes que contarán en forma de historieta los hechos políticos y sociales más importantes de la semana y "Entrevistas registradas", una sección sobre las mejores entrevistas televisivas.

Falta poco, mañana, si Sebas encuentra el auto y Gabriel la puntualidad, estarán ambos al frente del programa con los registros más felizmente pretensiosos de la televisión.