Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Un taxista rompió en llanto al ganar 10 mil pesos y emocionó con un mensaje a su esposa: “Es el amor de mi vida”

Un participante de Bienvenidos a bordo logró conmover a todos en el estudio con sus dulces palabras en vivo. Video.

El llanto de un participante de Bienvenidos a bordo que hizo emocionar a todos en el estudio

El cierre de semana de Bienvenidos a bordo fue a pura emoción. Un taxista participó en el juego de preguntas y respuestas para ganarse el premio y emocionó a todos con sus dulces palabras dedicadas a alguien especial.

“¿Cuál es la capital de Jamaica?”, fue la última pregunta que leyó Guido Kaczka al aire. Allí, tras tomarse unos segundos, Fabián respondió con la voz quebrada, anticipando su victoria: “Kingston”, expresó, firme, frente al micrófono, para ganarse 10 mil pesos.

“Esto es para mi señora. Se llama Leticia. Leti, te amo. Es la mejor mujer que pude haber encontrado en la vida. Es el amor de mi vida. Gracias por todo lo que estás haciendo, Guido”.

“¡La respuesta es correcta! Uy, estás emocionado, Fabián”, notó el conductor, ante el llanto del concursante, quien no tardó en dedicarle su triunfo a la mujer que conquistó su corazón: “Esto es para mi señora. Se llama Leticia. Leti, te amo. Es la mejor mujer que pude haber encontrado en la vida. Es el amor de mi vida. Gracias por todo lo que estás haciendo, Guido”.

Sus lágrimas lograron movilizar a Iliana Calabró, que estaba como invitada: “Se me caen las lágrimas. Tanto amor, ese amor tan sincero”, expresó. A lo que Fabián continuó con su romántico mensaje: “Estamos juntos hace 7 años, pero nos conocíamos hace 30 del colegio secundario. No éramos compañeros, nos habíamos visto en los recreos y teníamos amigos en común”.

“Por medio de las juntadas del grupo, nos encontramos, empezamos a charlar y al mes y medio nos fuimos a vivir juntos. Y no nos separamos nunca más. Encontré de vuelta a mis grandes amigos de la vida y encontré al amor de mi vida".

“Por medio de las juntadas del grupo, nos encontramos, empezamos a charlar y al mes y medio nos fuimos a vivir juntos. Y no nos separamos nunca más. Encontré de vuelta a mis grandes amigos de la vida y encontré al amor de mi vida. Para algo sirve esas juntadas, claro que sí”, cerró el participante, con los sentimientos a flor de piel.