Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Susana Giménez explicó el blooper con su transmisión en vivo por Instagram en la que habló de Marcelo Tinelli

La diva se tomó a gracia el desliz que tuvo con su celular, cuando dejó abierta a sus seguidores una picante charla privada.

Susana Giménez habló del blooper sobre el video en el que dijo que Marcelo Tinelli "no es querido"

La tecnología le volvió a jugar una mala pasada a Susana Giménez (74), cuando inició una transmisión en vivo a través de Instagram Stories -¡sin querer!- en medio de una charla súper relajada. Así fue que la diva protagonizó un blooper que se hizo viral en las redes sociales, ya que tras ganar el Martín Fierro de la gente, se refirió a la ventaja númerica que le sacó a Marcelo Tinelli (58) y a Mirtha Legrand (91).

En el diálogo que logró escucharse, y ante la pregunta de su interlocutor respecto a si Marcelo era querido, Susana respondió con desparpajo: "No, no es querido. Salió segundo con Mirtha, con 15 puntos. ¡Y yo tenía 41!".

Tras el bullicio mediático generado con el blooper, la conductora le bajó el tono a la polémica. En una nota con Los Ángeles de la Mañana en la puerta de su casa de Barrio Parque, Susana primero reaccionó sorprendida cuando indagaron por su comentario: "¿Qué video?". Acto seguido, desdramatizó: "Yo no subí nada a Instagram. Yo apreté no sé qué cosa, ja”.

"Yo no dije que la gente no quería a Marcelo. No lo voy a decir nunca porque es un tipo de un éxito increíble. No sé".

Más tarde, aclaró: “Yo no dije que la gente no quería a Marcelo. No lo voy a decir nunca porque es un tipo de un éxito increíble. No sé. Estábamos hablando con mi arquitecto, je, y me preguntó por cuánto había ganado el premio… Y bueno, qué se yo. No quiero hablar”.

“¡Yo no quiero tocar más el teléfono! Soy peligrosa. Es una porquería. Después me di cuenta de que había apretado que dice vivo… Y bueno. Es un horror".

Con la frescura que la caracteriza, Susana Giménez exclamó: “¡Yo no quiero tocar más el teléfono! Soy peligrosa. Es una porquería. Después me di cuenta de que había apretado lo que dice vivo… Y bueno. Es un horror. Fui yo la que lo apreté. El arquitecto me estaba preguntando porque no sabe. Qué se yo… ¡Un horror!”.