Silvina Luna y su deseo de ser madre con El Polaco: "Sería uno de nuestros proyectos para 2018, pero no tenemos apuro"

La actriz hizo un balance de su año de noviazgo junto al cantante y se refirió a su sueño de tener un hijo, en nota con Gente.

Silvina Luna y sus deseos de ser madre con el Polaco. Foto: Instagram y revista Gente
Silvina Luna y sus deseos de ser madre con el Polaco. Foto: Instagram y revista Gente

El brindis de Año Nuevo de Silvina Luna (37) y el Polaco (30) tuvo un condimento más que especial: la pareja además celebró su primer año de amor. Instalados en Carlos Paz, donde comparten el elenco de Explosivos, la actriz y el cantante ensayan la convivencia mientras sueñan con su futuro.

Feliz por su actualidad laboral y sentimental, Silvina hizo un balance del año de crisis y reconciliaciones con El Polaco: "Por suerte, prevaleció el amor. Ahora estamos más afianzados y consolidados que nunca". En una nota con la revista Gente, la diosa además se refirió a la posibilidad de ser madre: "Es algo que deseo mucho. Daré lo mejor de mí para ser una buena madre. El Pola, lo veo a diario, es un padre súper presente y ama a sus hijas más que a nada. Me encanta verlo en ese rol".

Silvina Luna y su deseo de ser madre con El Polaco: "Sería uno de nuestros proyectos para 2018, pero no tenemos apuro"

De todas formas, negó estar obsesionada con la maternidad: "Estamos con las pilas un poco más puestas en el trabajo y en disfrutar de la temporada, así que lo postergamos un poco. Sería uno de nuestros proyectos para 2018, pero no tenemos apuro". Así mismo, Silvina reconoció el aceitado vínculo que tiene con las hijas del Polaco: "Con Alma (4) y Sol (10) tenemos una buena relación. Vinieron a pasar Navidad y van a volver más adelante. Soy la novia de su papá. Desde ese lugar trato de hacer lo mejor".

En cuanto a la convivencia con El Polaco, Silvina Luna bromeó: "A veces me trae el desayuno a la cama, otras se lo llevo yo… Nos vamos turnando (risas). Estamos aprendiendo a convivir. Nos levantamos tipo once, tomamos mate y nos metemos a la pileta. Por el momento viene fluyendo bien. Somos compañeros, pero respetamos nuestros espacios. Mientras él se va a jugar a la pelota, yo hago mis cosas. Ahora, por ejemplo, estoy tratando de encontrar un personal trainer, porque entrenar sola me da un poco de fiaca".