Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Rodrigo Lussich habló de su romántico encuentro con Eleonora Wexler: "Pasó lo que tenía que pasar, hasta donde pasó, y estuvo divino, ¡yo esa noche me casaba!"

El conductor de Confrontados se refirió a su relación con la protagonista de Golpe al corazón, en una entrevista con Vino para vos.

 

Rodrigo Lussich: "Con Eleonora Wexler pasó lo que tenía que pasar, hasta donde pasó, y estuvo divino"

Lo que comenzó como una expresión de deseos se terminó convirtiendo en realidad para Rodrigo Lussich (44). Tras confesar en una entrevista que hace 20 años que le blanqueó a su familia que es gay, el conductor de Confrontados aseguró: "Eleonora Wexler (43) es una mujer que me hace dudar de mi sexualidad. Muero por ella. En otra vida hubiese tratado de que se enamorara de mí. Pero las cartas están echadas". Declaraciones que la actriz leyó: "Me encanta Rodrigo, es divino, divino. Para mí es un halago, me encanta porque no importa el sexo, lo que importan son las personas. Es un hermoso piropo, podemos cenar, por supuesto", respondía ella por aquel entonces.

El tiempo pasó y, consultado por Catalina Dlugi en su programa de radio, el periodista sorprendió al admitir que hubo un encuentro con Wexler: "Yo que estaba solo desde hace un tiempo, la adrenalina que me dio toda esa historia, que duró lo que duró, me tuvo feliz de la vida. Salimos, nos vimos, pasaron cosas lindas y para mí estuvo bárbaro. Podemos decir que sí, que es una fantasía cumplida. Para mí fue una experiencia inolvidable", dijo. Y ahora, invitado a Vino para vos, el programa que conduce Tomás Dente en KZO, dio detalles de ese encuentro: "Salimos, sí. Tuvimos una cita, esas cosas… La llamé y la invité a salir después de hacer las declaraciones, hace tres meses, más o menos.”.

"Todo duró como un mes, más o menos. Estuvo muy bien. Tuvo que ver por un lado con ella, con quien tuve ese momento de relación, y conmigo. Fue una cosa que tuvo más que ver conmigo, no por despreciarla, sino que fue un movimiento interno para mí, porque hacía 20 años que no gustaba de una chica. Entonces, me movió muchas estructuras, muchos autoprejuicios. Para mí fue un bombazo interno, como una implosión. Tuve que pensar mucho en cómo manejarlo, qué iba a pasar, cuando pasara, si podía pasar. Un montón de cosas que en mi cabeza hicieron mucho ruido. Fue una revelación para mí", contó Lussich. Y luego se dio el siguiente diálogo con Tomás Dente:

-Te juntaste con ella, evidentemente había una atracción física bilateral. Si no Eleonora no hubiese aceptado después de tus declaraciones.

-Sí, creo que había una atracción mutua.

-¿Adónde fueron?

-No voy a responder eso… tuvimos mucho tiempo de mensajes. No quiero exponerla porque ella tiene un perfil súper bajo. Fuimos a cenar a un lugar súper tranquilo, pero tampoco es que nos metimos en un lugar inaccesible. La fui a buscar, fuimos a cenar y compartimos una linda noche.

-¿Cómo una linda noche?

-¡¿Pero qué voy a contar?!

-¡Todo!

-No, no voy a contar todo. Estuvo buenísimo. Yo estaba extasiado, como levitando. No porque ella fuera famosa. Lo último que querría es que ella se ofenda o que le caiga mal. Esa noche, yo me casaba.

-O sea que pasó todo lo que tenía que pasar…

-¡Lo que pasa es que me pateó!

-¿Fuiste hasta el final?

-Ja, ja. No lo voy a decir. No importa eso, no tiene sentido hablar de eso. La verdad es que tuvimos una primera cita, no voy a avanzar mucho sobre eso porque no quiero ensuciarla. Me parece que es ensuciar algo que fue mucho más allá de ese plano.

-Esa habrá sido una noche bisagra...

-Fue un momento en que me di cuenta de que podía superar mis prejuicios y limitaciones. Aparte, no fue la única vez que nos vimos. Fue como la más importante. Tuvimos mucho ida y vuelta virtual que está tan de moda, con mensajes y esas cosas. Fue un mes distinto, como si fuera un mes sacado del contexto de la vida de uno. Estuvo muy lindo, yo lo súper disfruté, el cortejo, la conquista, la seducción, el mensaje.

-¿Quién conquistó a quién?

-No sé. Creo que nos dejamos llevar un tiempo. Después, pasó que ella estaba en un momento con mucho laburo, un gran momento profesional y está muy pendiente de llevar una relación que la complete desde muchos lugares. Supongo que ella también tendría sus prejuicios conmigo, que por momentos los habrá podido vencer y por otros les habrán pesado. No voy a hacer aventuras o futorología sobre lo que podría haber pasado, porque no tiene sentido. Pasó lo que tenía que pasar, hasta donde pasó, y estuvo divino.