La queja de Ivana Nadal sobre sus relaciones liberales con los hombres: "Me dicen que está buenísimo tener cero presión, pero después me meten presión" - Ciudad Magazine

La queja de Ivana Nadal sobre sus relaciones liberales con los hombres: "Me dicen que está buenísimo tener cero presión, pero después me meten presión"

La diosa explicó su actitud frente al amor en la revista Pronto, y reivindicó su vínculo especial sin rótulos con su exnovio.  

Ivana Nadal, una diosa libre e independiente. (Foto: Instagram)

Referente de belleza en Instagram, donde muestra con orgullo su lomazo sin recurrir a retoques digitales para disimular sus estrías o la celulitis, Ivana Nadal (27) es una mujer que marca tendencia. La diosa reivindicó su actitud liberal en su relación con los hombres, al tiempo que ratificó su independencia.

Enfocada en su crecimiento profesional, Ivana se despachó con una confesión vanguardista: "¿Cómo voy a estar sola? Es un embole. Sí estoy soltera". Luego, en una nota con la revista Pronto explicó: "Me gusta estar sola y me gusta estar con alguien cuando los dos tenemos ganas de verdad. Y si estás de novia solo por tener un título y un día digo que quiero dormir sola… ¡Uh! Quilombo. Entonces, todo eso me carga de cosas que no quiero en mi vida. Me gusta estar soltera para ver a las personas que quiero cuando tengo ganas. Y que las otras personas también sepan que mi situación es así".

"Me gusta estar soltera para ver a las personas que quiero cuando tengo ganas. Y que las otras personas también sepan que mi situación es así".

En ese punto, Nadal aclaró su particular vínculo con Hernán Rey, su exnovio de toda la vida: "Tenemos una relación hermosa porque somos amigos por encima de todo. No es que nos vemos para tener sexo. Nos vemos, y a veces tomamos unos mates, charlamos o pasamos el fin de semana el fin de semana juntos. Pero es mi amigo. Un amigo especial, obviamente".

Al final, Ivana Nadal reveló la paradójica situación que se le presenta con los hombres: "Tal vez empiezo a conocer a alguien y cuando explico esa situación, siempre la relación es '¡qué bueno! Sin presiones'. También me ha pasado que te dicen que hay cero presión y pasan tres semanas hablando para vernos y que le digo que no. Y mi respuesta es que si no lo quiero ver, no lo veo. Y si tengo ganas, sí. O sea, me dicen que está bueno lo de tener cero presión y después me meten presión. Pasa mucho".  

TE PUEDE INTERESAR