Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

El Purre y Malena Ratner estrenan Pompidú en el Centro Cultural San Martín

La pareja de artistas regresan al teatro con una obra escrita y dirigida por Catalina Piotti.

Pompidú se estrena el próximo 2 de septiembre en el Centro Cultural San Martín
Pompidú se estrena el próximo 2 de septiembre en el Centro Cultural San Martín

El próximo 2 de septiembre a las 20, José “El Purre” Giménez Zapiola y Malena Ratner regresan juntos al teatro con una obra escrita y dirigida por Catalina Piotti y la participación estelar de Eugenia Bonel. Pompidú propone un romance utópico que desafiará los límites racionales y planteará la disyuntiva de reconciliarse con el pasado y aceptar la realidad o continuar abrazado a un mundo imaginario que permita escapar de ella.

Pompidú es la historia de Érica, una joven psiquiátricamente inestable que vive un romance repleto de poesía, verdades e inocencia con un príncipe que, en lugar de corcel, anda en bicicleta. Un príncipe que se llama Inti y que sólo existe en su cabeza.

La tía Susana, quien se hizo cargo del cuidado de Érica desde que la madre murió y el padre se mudó a París con su nueva familia, ahora está enferma.

Con la excusa de que debe ayudar a una amiga (porque Susana vive por y para los demás y es incapaz de mostrarse vulnerable) Érica no tendrá más remedio que viajar a París. Cuando Inti se entera de su inminente partida intenta retenerla robándole las pastillas e impedir que se estabilice y con ello deje de verlo.

Así mismo, le construye un París para ellos dos. Un París lleno de arte en donde todo es posible. Un París en donde la Mona Lisa puede tener las cejas de Frida Kahlo y los flashes de los turistas japoneses pueden desaparecer en un instante. Es un París en donde el museo Pompidou es Pompidú. Un París donde las personas se animan a vivir su locura en libertad.

Inti es la voz de muchas verdades. Dice, denuncia y evidencia cosas que son ciertas. Pero tanta intensidad llevará a que Érica alcance picos de intensidad muy altos que incluso pondrán en riesgo su vida.

¿Viajar a la adultez y reconciliarse con un pasado plagado de heridas asimilando la realidad o quedarse para siempre en un mundo lúdico de imaginación y locura?

Fuente: Télam