La pícara frase de Mirtha que Adrián Suar sumó a su nueva película... y la aclaración de Legrand

El actor fue al programa de La Chiqui para presentar Me casé con un boludo, film en el que tácitamente está presente la diva.

La pícara frase de Mirtha que Adrián Suar sumó a su nueva película: la respuesta de la diva

Así cómo Mirtha Legrand fue la mentora del título de la ficción éxito de El Trece, Los ricos no piden permiso; Adrián Suar le rindió un sutil y divertido homenaje en su último film, Me casé con un boludo, trabajo que protagoniza con Valeria Bertuccelli, bajo la dirección de Juan Taratuto.

"Hay unos guiños muy graciosos en la película", dijo Mirtha. Y Adrián reconoció que le sumó un pícaro bocadillo que le pertenece a la diva: "Ella (Bertuccelli) empieza a gritar, y yo le digo algo que no estaba escrito: '¡No grités, te perjudicás!'".

"Hay unos guiños muy graciosos en la película", dijo la conductora en Almorzando con Mirtha Legrand con Suar como invitado. Rápido en la respuesta, Adrián reconoció que le sumó un pícaro bocadillo a la película, que le pertenece a Mirtha: "Ella (Bertuccelli) empieza a gritar, y yo le digo algo que no estaba escrito: '¡No grités, te perjudicás!'", comentó, y con su relato provocó la risa espontánea del resto de los comensales: Guido Kaczka, José María Listorti, Mariana Fabbiani y Nicolás Vázquez.

Haciendo muecas, la diva explicó: "Eso fue cuando yo me enojé (…) Y no me insistan porque no voy a decir el nombre de la película. Bueno, a lo mejor antes de terminar el programa lo digo", agregó, negándose a pronunciar por completo la palabra "boludo".

"Eso fue cuando yo me enojé... No sabés lo arrepentida que estoy del 'mierda, carajo' que dije", agregó Legrand con humor.

"¿Te parece fuerte la palabra?", indagó Suar, y Mirtha asintió:"Para mí, sí. No sabés lo arrepentida que estoy del 'mierda, carajo' que dije. ¡Hasta el día de hoy estoy arrepentidísima!". Y Adrián caballerosamente la defendió: "Pero vos no sos malhablada". Para darle un pícaro cierre al tema, Legrand concluyó con simpatía: "No, no... En mi casa por ahí sí. Digo lo mismo, mierda, carajo. Es un sello mío".

¡Reviví ese divertido momento!