Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Paulo Vilouta describió una desgarradora escena del velorio de Mauro Viale: "Cuando me fui, tenía la campera empapada con las lágrimas de Jony"

El periodista acompañó a Jonatan Viale en el triste y solitario último adiós de su padre.

Paulo Vilouta describió una desgarradora escena del velorio de Mauro Viale

La muerte de Mauro Viale (73), producto de una complicación derivada del coronavirus, impactó en su circulo familiar y en el mundo periodístico, tras haber ejercido la profesión hasta el último día de su vida, durante 50 años.

Producto de la pandemia y de los protocolos sanitarios, la despedida de Viale, en el cementerio de La Tablada, fue con un grupo muy reducido de personas, el cual encabezó su hijo, Jonatan Viale, junto a su mujer, Micaela.

Amigo y colega de Mauro, Paulo Vilouta fue parte del conmovedor último adiós y describió la desoladora escena. Además de dar detalles de la breve conversación que mantuvo con Jonatan, totalmente quebrado por la muerte de su papá.

"Me encontré con un hijo destruido... En un momento se retiró una persona y me permitieron el ingreso, con doble barbijo. Estaba el ataúd de Mauro, Jonatan y yo".

"La familia me invitó para que pueda ir. Estuve con todos los protocolos. Esta es una enfermedad en soledad y fue una despedida en soledad. La mamá de Jony está aislada porque estuvo conviviendo con Mauro. La hermana también está aislada. Todo su equipo está aislado. Llegué a la calle Loyola y me encontré con un hijo totalmente destruido, sin poder consolarlo. Solo", comenzó diciendo el panelista de Intratables, con los ojos empañados.

"Fue un día tristísimo. Cuando salí del lugar tenía la campera empapada con las lágrimas de Jony. Desde que lo conozco nunca lo vi así".

Luego continuó: "En un momento se retiró una persona y me permitieron el ingreso, con doble barbijo. Estaba el ataúd de Mauro, Jonatan y yo".

Sin ahondar en más detalles íntimos, Paulo Vilouta agregó sobre el profundo encuentro con Jonatan: "Fue un día tristísimo. Cuando salí del lugar tenía la campera empapada con las lágrimas de Jony. Desde que lo conozco nunca lo vi así. Y lo entiendo, lo comprendo. Sé que para todos el padre y la madre son lo más grande que tenemos. Pero ahí había un vínculo muy fuerte. Mauro no solo fue un buen periodista, un maestro para muchos, fue un muy buen padre y un muy buen abuelo. Hoy le dije eso a Jony: 'vos quedaste tranquilo porque vos fuiste un muy bien hijo y él se fue tranquilo porque fue un enorme padre'".