Paola Krum quiere tomar otro rumbo: "Todo el tiempo pienso en retirarme, en dedicarme a otra cosa"

Es bella, talentosa y acaba de desembarcar en la calle Corrientes con un nuevo trabajo teatral. Pese a eso, no descarta cambiar de oficio.

Paola Krum piensa en tomar otro rumbo (Foto: Web)

Un nuevo desafío laboral la hizo replantearse su profesión. Estar frente a un estreno la moviliza tanto que –con los nervios a flor de piel- se atreve a dudar de su continuidad en el medio artístico. Paola Krum (44) volvió a la cartelera porteña con La chica del Adiós, comedia romántica en la que comparte escenario con Diego Peretti.

"Todo el tiempo pienso en retirarme, en dedicarme a otra cosa. Especialmente frente a los estrenos. Ahora estoy pensando muchísimo en ponerme un kiosco".

Su debut en el teatro fue exitoso y con halagadoras críticas, pero al respecto de su trabajo como actriz, declaró en Clarín: "Esta es una profesión o un oficio que te exige cambios, movimientos, no estás nunca parado en un lugar y eso requiere que uno vaya armándose. Y cuando terminás algo, cuando pensás que te adueñaste verdaderamente de eso, chau, tenés que hacer otra cosa que nada que ver... Siempre es acomodarse, es empezar de nuevo, es otra vez tratar de entender el código. Aparte, el temblor que significa en mí subirse al escenario. El público, la autoexigenica", dijo la bella Paola.

Luego sobre la posibilidad de continuar su vida por fuera de la actuación, manifestó: "Todo el tiempo pienso en retirarme, en dedicarme a otra cosa. Especialmente frente a los estrenos. Ahora estoy pensando muchísimo en ponerme un kiosco".

Siendo una de las actrices más talentosas y versátiles de su generación, la respuesta de Krum sorprendió. Aunque su decisión no es cien por ciento literal: pese a los miedos que la embargan ante cada nuevo desafío, ella volvería a elegir ser actriz: "El otro día estaba muy nerviosa, a las puteadas diciéndome por qué me dedico a esto, por qué no terminé la carrera de Psicología. Se lo estaba comentando a otra persona. Y la otra persona me dijo 'tenés razón, no sufras más', y me propuso poner un negocio. Yo lo miré y lo sentí como una ofensa. Le dije: ¡'Pero yo soy actriz, pelotudo!'", concluyó.