Nico Cabré, a horas del debut de Mi hermano es un clon: "Es una experiencia maravillosa hacer dos personajes"

El actor protagoniza la nueva ficción de Pol-Ka por eltrece y habló de todo, mano a mano con Ciudad.

Entrevista exclusiva con Nicolás Cabré: cómo será su doble personaje en Mi hermano es un clon

Volver al prime time de la pantalla más caliente de la televisión, hacer un doble personaje en una tira que promete y encabezar un elenco de actores súper reconocidos: ¡todo un gran desafío! Nicolás Cabré (38) lo sabe y, según reafirma a lo largo de la entrevista, también lo está disfrutando.

Con 28 años en los medios, el actor se pondrá desde esta noche a las 21.30 por eltrece, en la piel de ¡los! protagonistas de Mi hermano es un clon en la nueva apuesta de Pol-Ka.

Simpático, detallista y minucioso a la hora de responder cada pregunta, pero terminante cuando la consulta tiene que ver con su estado civil, Cabré reveló detalles de su presente laboral y también contó cómo se gestó la decisión de mostrar la cara  de su hija Rufina (5) en las redes sociales de la China Suárez (26).

"A veces con Flor (Vigna) hablamos de cómo hacer las escenas y tiene una mirada muy interesante y de verdad sería muy cuadrado si no escucho eso. La televisión cambia y ellos son parte del cambio y de lo que uno tiene que entender sobre lo que viene. Si no me empapo con todo lo que viene, sólo me va a quedar mi pasado".

-¿Cómo augurás este debut de Mi hermano es un clon?

-Vi los primeros programas, sé que está muy bien, muy claro, hay mucho trabajo y se ve. Estoy muy contento, contenido, rodeado de gente maravillosa, estoy feliz.

-¿Cómo es hacer un doble personaje, te había tocado en otro trabajo anterior?

-No me había pasado nunca. Es una experiencia, eh. Viviéndola empecé a descubrir un montón de cosas. No soy el primero que hace un doble personaje, pero me di cuenta que hay cosas que son realmente difíciles. Es raro y trabajoso porque tenés que entender la psicología de los dos, ver que al principio si "tocás" uno, "tocás" al otro y tenés que ir mezclándolos sin olvidarte de ninguno, es un desafío y es cansador, pero la verdad es que hoy lo estoy disfrutando. Al principio fue difícil, no es tan fácil de hacer, por eso cuando miro los capítulos que ya grabamos destaco eso, que hay mucho trabajo para que salga lo que está saliendo. Hay mucho apoyo y mucha contención, muchas conversaciones y muchas de las cosas que decíamos al principio o pretendíamos, cuando las pasamos al "cuerpo" nos dimos cuenta que funcionaban de manera distinta que en la teoría. Es una experiencia maravillosa y un desafío, pero no sabía al 100% en lo que me estaba metiendo, lo que estaba enfrentando. Y ahora estoy contento, cansado pero contento.

-¿Cómo es la "cocina" de la grabación de los dos personajes, hacés uno cada día, las escenas se te mezclan?

-Como son clones, cada uno tiene sus maneras. Pero además, están mezclados porque uno hace del otro y así. Entonces todos los días grabo escenas de los dos. Es un poco un lío y a veces a las tres de la tarde necesito parar y pensar "¿cuál estoy haciendo ahora?". Entonces ahí vienen de la producción y con mucha contención me dicen "ahora sos tal". Es algo que parece una obviedad pero lo fui descubriendo: estoy haciendo el trabajo de dos actores. Uno cree que si el esfuerzo para hacer un personaje en una tira lo ponemos en un número y es 100, yo pensaba que hacer dos sería como ponerle 50 a cada uno. Pero no, es un 200 total. Además, están los cambios de ropa y ni hablar cuando actúo conmigo mismo. Es un lindo desafío y lo estoy disfrutando.

-¿Qué nos podés decir del elenco de la novela?

-Estoy acompañado por gente increíble que hace todo mucho más llevadero, como Luis Machín a quien admiro muchísimo, volver a trabajar con Gime (Accardi), conocer a Flor (Vigna), que me sorprendió. También volver a estar con Tomy Fonzi, con los tres Benjas (Amadeo, Alfonso y Rojas), con Facundo Espinosa, que hicimos la primaria juntos. La verdad es que es un grupo donde estoy contenido y a esta altura de mi vida, estar contenido en todos esos aspectos y ni hablar en el actoral es muy importante. Es un grupo que forma parte de mis afectos y estoy feliz.

-Hablando puntualmente de Flor Vigna y también haciendo referencia a tu último trabajo junto a Laurita Fernández en Sugar, ¿qué nos podés decir de estas nuevas actrices y de su forma de trabajar?

-Tienen algo que está buenísimo. Por más que yo hace 28 años que trabaje, sigo aprendiendo, y trabajar con gente más joven está bueno porque a lo mejor ellas están empapadas de cosas que yo ya no "toco" tanto, entonces hay que estar atento. A veces con Flor hablamos de cómo hacer las escenas y tiene una mirada muy interesante; de verdad sería muy cuadrado si no escucho eso. La televisión cambia y ellos son parte del cambio y de lo que uno tiene que entender sobre lo que viene. Yo tengo mis maneras, sí, mis recursos, un trayecto recorrido. Sin ir más lejos, ahora van a hacer un mes con todos mis trabajos en el canal Volver. Entonces si no me empapo con todo lo que viene, sólo me va a quedar eso que es mi pasado. Hay un montón de lugares a los que no pertenezco y está bueno hacerse cargo de eso, aunque no soy un viejo, pero está bueno notarlo.

-¿Ya te convenció para que te hagas una cuenta de Instagram?

-No, eso no creo lo logre, ja, ja.

-Hace poco vimos un cálido mensaje que le dejaste a Mariano Martínez que estaba como invitado en Debo decir y él se emocionó hasta las lágrimas. ¿Por qué accediste a grabarle esas palabras y cómo te sentiste vos con su reacción?

-No vi el programa después, pero sí hablé con él. Estamos más grandes y nos emocionamos por todo, estamos más sensibles, es eso, ja, ja.

-¿Les gustaría volver a trabajar juntos?

-Siempre. Yo tengo grandes recuerdos y el año pasado nos reencontramos, fuimos a comer y tenemos la mejor, siempre. Tuvimos nuestras cosas, pero es una gran persona y estas cosas de trabajar y entenderte con una mirada, de saber qué iba a hacer el otro es fundamental.

-¿Te pasó trabajando con alguien más algo así?

-Con el tiempo por ahí te termina pasando, pero con Mariano fue casi innato, desde "el día uno" nos pasó. Hicimos muchas cosas, crecimos juntos, aprendimos muchas cosas buenas y malas. De repente uno se encuentra en situaciones en las que el otro es muy importante y a veces con el tiempo te das cuenta de eso. Vivimos momentos fuertes, lindos, feos y a lo mejor con el tiempo nos dimos cuenta de que menos mal que nos tuvimos cerca el uno al otro, aunque hayamos cometido errores. Fuimos muy sanos y eso es una tranquilidad y una alegría. Saber que, en su momento a nuestra manera y como podíamos, nos cuidamos porque a veces no todo es tan fácil en el mundo en el que nos manejamos. Cuando hacés revisionismo del pasado, te dan ganas de hacer estas cosas como dejarle un mensaje, aunque generalmente no lo haga. Entendí que a lo mejor era el momento y no me costaba nada. Igual, era algo que ya habíamos hablado cuando nos juntamos a comer.

-¿Quién levantó el teléfono en ese caso?

-Él había ido a verme al teatro, a El Quilombero o Sugar, no me acuerdo. Igual ya estaba todo bien entre nosotros. Nuestro problema había sido hace un montón de tiempo y sólo duró dos meses. Porque ahora se dice "la pelea", pero fue algo del momento, de pibes que se veían todos los días.

"Mostrar la cara de Rufi, como todas las decisiones son de a dos, todo lo que pasa siempre es de a dos. A veces uno estando separado puede estar de acuerdo o no, hay grises y está bien pero toda decisión está tomada por los dos. O por lo menos a nosotros nos pasa así. Tenemos una gran relación y hablamos mil veces por día, entonces es parte de un combo de muchas cosas que siempre se hablan".

-Ya que estamos en el terreno personal, ¿cómo fue la decisión de mostrar por primera vez en las redes sociales la carita de Rufina (5, su hija junto a la China Suárez)?

-Todas las decisiones son de a dos, todo lo que pasa siempre es de a dos. A veces uno estando separado puede estar de acuerdo o no, hay grises y está bien, pero toda decisión está tomada por los dos. O por lo menos a nosotros nos pasa así. Tenemos una gran relación y hablamos mil veces por día, entonces es parte de un combo de muchas cosas que siempre se hablan.

-¿Te llegaron muchos mensajes hablándote del tema?

-No, porque por lo general la gente que tiene mi número de teléfono le conoce la cara a Rufi, porque la tengo de foto de perfil.

-Bueno, entonces para cerrar, no puedo dejar de preguntarte por los rumores sobre una posible separación de Josefina Silveyra, ¿seguís en pareja?

-Yo no hablo de esas cosas, te agradezco la pregunta y el respeto. Si me preguntás por mi presente personal, te puedo decir que estoy muy bien. Estoy contento.