Nati Jota, a menos de un mes de achicarse las lolas: "Tenía que mandarme a hacer los corpiños de la bikini a medida"

La instagramera brindó una extensa nota en la que recordó los obstáculos que atravesó antes de la cirugía. 

La confesión de Nati Jota a menos de un mes de achicarse las lolas (Fotos: Instagram)
La confesión de Nati Jota a menos de un mes de achicarse las lolas (Fotos: Instagram)

Fiel usuaria a las redes, Nati Jota compartió con sus seguidores los motivos que la llevaron a pasar por el quirófano para achicarse las lolas. Ahora, a menos de un mes de la operación y tras mostrarse my contenta con el resultado final, la instagramera recordó los obstáculos que debió sortear antes de la cirugía. 

"No me importa que se hable de mis tetas, porque soy la primera en hacerlo. Vivía limitada y no me lo cuestionaba", comenzó diciendo Nati en una extensa nota que brindó para la revista Gente.

"Cuando salía de vacaciones tenía que mandarme a hacer los corpiños de la bikini a medida, porque no conseguía talle; y, para las galas o fiestas nunca podía usar un vestido sin espalda o con breteles finitos, porque necesitaba algo que me sostuviera".

"Sólo por mencionar algunos ejemplos... para ir a trabajar siempre usaba la misma ropa; cuando salía de vacaciones tenía que mandarme a hacer los corpiños de la bikini a medida, porque no conseguía talle; y, para las galas o fiestas nunca podía usar un vestido sin espalda o con breteles finitos, porque necesitaba algo que me sostuviera. Sí, vestirme se me complicaba, era un problema", agregó. 

Luego se refirió a la forma de dar a conocer la noticia sobre su intervención quirúrgica: "Quise ponerle un poco de humor a la situación, para sacarle dramatismo. Nunca fui de usar mucho escote, pero sí remeras ajustadas. Entonces, lo que me pasaba era que, al caminar por la calle, sentía que llamaba mucho la atención… y me daba vergüenza. Como si fuera poco, todo eso influía en mi postura: siempre encorvada y con dolores".

"Nunca fui de usar mucho escote, pero sí remeras ajustadas. Entonces, lo que me pasaba era que, al caminar por la calle, sentía que llamaba mucho la atención… y me daba vergüenza".

Por último, la entrevistada cerró co un profundo análisis: "No busco ni promuevo la delgadez extrema. Me gusta verme bien, ser fibrosa, tener mis músculos y mi rollito en la panza. Además de hacer deporte (N. de la R.: juega al fútbol y hace crossfit), trato de cuidarme con las comidas, porque si fuera por mí… Recién ahora empecé a incorporar la palta y la calabaza. Me encanta sentir que le estoy haciendo bien a mi cuerpo".