Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Nacha Guevara relató el profundo drama de su infancia: "Tuve una madre maltratadora; a la hora de comer recibía palizas"

La jurado del Cantando reveló los duros episodios que sufrió cuando era una niña y vivía en un entorno de máxima violencia.

Nacha Guevara y el drama de su infancia: "Tuve una madre maltratadora"

En Los Escandalones, el segmento que Rodrigo Lussich conduce en Intrusos (América), el periodista reveló por qué Nacha Guevara sería "jodida". El comunicador habló del pasado de la jurado de Cantando 2020 (eltrece), y especialmente de su durísima infancia.

En este contexto, Rodrigo le pidió a la producción que emitiera un fragmento de una entrevista en la que Nacha relató en diálogo con Infobae en primera persona sobre cómo fue su triste niñez. "Tuve una madre maltratadora. Y conocí a mi padre a los 46 años. Ya vine rara. Sigo siendo rara, y me gusta. La hora de comer siempre fue un tormento para mí, recibía muchos castigos, palizas", se la escucha decir a Nacha.

"Tuve una madre maltratadora. Y conocí a mi padre a los 46 años. Ya vine rara. Sigo siendo rara, y me gusta. La hora de comer siempre fue un tormento para mí, recibía muchos castigos, palizas".

En la misma entrevista, la jurado detalló una situación muy violenta que vivió de chica con su mamá y que jamás podrá olvidar. "Mi mamá camuflaba la comida. Un día ella me camufló unos zapallitos rellenos a los que les puso carne. Yo tenía cinco años, pero cuando los probé me di cuenta de que eso no era vegetal y decidí no comerlo. Lo que sigue de ahí en adelante son cinco horas de tortura. De palizas, golpes, insultos, de ponerme el plato en la cara, una pesadilla. Hasta que apareció un tío salvador que me sacó de los brazos de ella, que me dejó marcada por la paliza", rememoró Nacha.

"Un día ella me camufló unos zapallitos rellenos a los que les puso carne. Yo tenía cinco años, pero cuando los probé me di cuenta de que eso no era vegetal y decidió no comerlo. Lo que sigue de ahí en adelante son cinco horas de tortura".

Sin embargo, la actriz cerró reivindicando su postura con apenas 5 años, al negarse a comer los zapallitos con carne. "Ese fue mi primer acto de rebeldía", concluyó Nacha, que es vegetariana desde hace muchos años y que, cuando creció y se juntó a comer con su madre -después de su exilio- la mujer le volvió a servir zapallitos rellenos. "Esa era mi mamá", definió.

¡Muy fuerte!