Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Mirtha Legrand, angustiada por la muerte de Sofía Neiman: "Me llamó mi hija Marcela llorando desesperada para contarme"

La diva recordó a la querida relacionista pública, que se encontraba con Tinayre cuando sufrió un aneurisma.

Mirtha Legrand habló de la muerte de Sofía Neiman

El domingo por la noche, Mirtha Legrand recibió a sus amigos y parte de su familia para celebrar sus 93 años. Pero el festejo no fue uno más ya que se tiñó de tristeza por la muerte de la relacionista pública Sofía Neiman, quien era su amiga.

Como cada año, Mirtha atendió a la prensa durante su cumpleaños y expresó en diálogo con Infama: “Fue una muy mala noticia. Es muy triste. Prácticamente todos los que vienen eran amigos o conocían a Sofía. Y viene mi familia también. Pensé en suspender el festejo, pero después pensé ' no, a ella le hubiera gustado que lo hagamos'”.

Neiman era muy amiga de su hija Marcela Tinayre, que se encontraba con Sofía al momento de su muerte en la casa de Daniel Hadad en Punta del Este, donde se descompensó cuando se preparaban para comartir una cena.

"Me llamó Marcela llorando desesperada, diciéndome ‘mamá, se murió Sofía’. Fue un disgusto enorme. No podía hablar, estaba desesperada y está todavía desesperada. Nacho se ocupó de todos los trámites"

Mirtha relató cómo le contó lo sucedido Marcela: “Me enteré lo que pasó por Lucía Galán, que me escribió por mi cumpleaños y me puso ‘chiquita, feliz cumpleaños, claro que es muy triste por el caso de Sofía’. Hasta ese momento no sabía nada y no le respondí. En el momento en que corto me llama Marcela llorando desesperada, diciéndome ‘mamá, se murió Sofía’. Fue un disgusto enorme. No podía hablar, estaba desesperada y está todavía desesperada. Nacho (Viale, su nieto) se ocupó de todos los trámites, muy doloroso todo”.

“En un momento me dijo Marcela que Sofía le comentó que le dolía mucho el mentón, la pera. Parece que era un síntoma porque fue un aneurisma… Y se fue, se fue Sofía”, cerró Legrand con la voz entrecortada y la mirada triste.