Matías Alé confesó su participación en ritos umbanda cuando era un niño: "Me hacían tomar sangre de tortuga"

En primera persona, el actor habló de sus experiencias religiosas durante su niñez. Los audios de Intrusos.

Las fuertes confesiones de Alé sobre los ritos umbanda: "Me mandaban a tomar sangre de tortuga"

El brote psicótico-místico que sufrió Matías Alé (38) en noviembre pasado sacó a la luz la fuerte interna familiar que el actor vivía con su madre, Elena, por cuestiones personales y por su casamiento con María del Mar Cuello Molar (23).

Desde ese entonces, la superstición y supuestas prácticas religiosas estuvieron sobre el tapete. Incluso, a la mujer de Alé y su suegra, Nancy, las asociaron a la magia negra, práctica que ambas negaron realizar.

"Mi vieja, cuando yo era chiquitito, creyendo que yo tenía asma, me mandaba a tomar sangre de tortuga al lado de un rio; mataban gallinas adelante mío y me tiraban la sangre adelante mío en rituales, así, umbanda... Fue con la excusa de sacarme el asma. Para eso me hacían ir a Brasil", se lo escucha decir a Matías Alé en el audio que presentó Intrusos.

El sinfín de obstáculos que atravesó el matrimonio hizo que hoy estén separados: ella en Córdoba; y él en Buenos Aires, siguiendo al pie de la letra las indicaciones médicas para recuperarse. En ese contexto y a la distancia, el lunes 25, María del Mar fue consultada por Sebastián Tempone en Infama sobre supuestos ritos de los que habría participado Alé durante su infancia, en Brasil. Pero ella, azorada, se llamó a silencio: "No sé de dónde sacaste eso, pero yo no voy a hablar".

Con el tema reinstalado en los medios, Jorge Rial presentó en Intrusos un audio en donde el propio Matías confiesa haber viajado al país vecino para ser parte de distintos rituales: "Mi vieja, cuando yo era chiquitito, creyendo que yo tenía asma, me mandaba a tomar sangre de tortuga al lado de un rio; mataban gallinas adelante mío y me tiraban la sangre en rituales umbanda... Fue con la excusa de sacarme el asma. Para eso me hacían ir a Brasil. Supuestamente era para que no tuviera más asma y yo respirara mejor", se lo escucha decir a Alé, confirmando las llamativas (y tenebrosas) prácticas.