Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Marcela Tinayre opinó sobre los estrictos límites tecnológicos de Juana con sus hijos: "Mi casa es la de la permisión"

La madre de la actriz habló con LAM sobre las declaraciones de Viale acerca de sus nietos y se diferenció de su hija.

Marcela Tinayre habló de la crianza de sus nietos lejos de la tecnología

Días atrás, Juana Viale rompió su habitual hermetismo y habló sobre la crianza que elige para sus hijos Ámbar (16), Silvestre (11) y Alí (7) : “Para mí el gran tema es la tecnología. En mi casa no tengo cable, el televisor está solamente para mirar películas. No hay PlayStation ni nada de eso. Que te den puntos por matar a alguien me parece un horror. Olvidate, conmigo no".

Pero aclaró qué ocurre cuando los dos más pequeños están en la casa de su papá, Gonzalo Valenzuela, o su abuela Marcela Tinayre: “Se me complica controlar cuando se van a lo del padre y a lo de la abuela porque les dan todos los gustos. La Play también. Pero bueno, ahí no me puedo meter”.

Justamente ahora la que habló del tema fue Marcela, quien en diálogo con Los Ángeles de la Mañana contó cómo es la comunicación con los chicos en tiempos de cuarentena: “Es todo virtual, me dicen que me extrañan y me aman. Silvestre tiene un teléfono, que se lo limitan mucho, vos sabés como es Juana, pero a las 19 hs me llaman”.

"La casa de la abuela es la casa de la permisión... ¡no de la perdición, de la permisión! Yo tengo Iphone, Ipad, ¡todo!"

Y cuando Ángel de Brito le preguntó por las estrictas reglas de Juana, Tinayre respondió entre risas: “Pero, bueno, ¿qué sé yo? La casa de la abuela es la casa de la permisión... ¡no de la perdición, de la permisión!

¿Está todo permitido en su hogar? “Absolutamente, yo tengo Iphone, Ipad, ¡todo! Hay días que les digo '¿ustedes me quieren realmente o quieren el aparato?' .Son buenísimos y re cariñosos. Para los padres es una tarea y un desafío re difícil estar entreteniendo niños. Todos tienen que recurrir a la paciencia, que no es tan fácil”, reflexionó Marcela, una abuela súper babosa.