Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

La mamá de Yanina Latorre reveló que la gente le grita cuando la ve en la calle: "Me dicen 'metete adentro'"

La panelista de LAM dijo que tiene miedo por Dora, ante la propagación del coronavirus, y la señora contó la reacción de sus vecinos.

Dora, la mamá de Yanina Latorre: "La gente me ve en la calle y me dice que no salga"

Atenta a la pandemia del coronavirus y los números de infectados que crece en la Argentina, Yanina Latorre se manifestó muy preocupada por su mamá, Dora Caamaño, quien pertenece al grupo de mayor riesgo porque tiene 80 años y sufre hipertensión.

"Estoy preocupada, mi mamá es grande. A mí me da miedo. No me hagan llorar porque ustedes saben que mi mamá es lo único en la vida que me importa", dijo la panelista en Los Ángeles de la Mañana.

"Por las declaraciones que hizo Yanina, salí a la calle por una cosa urgente y desde la vereda, desde los negocios, la gente me decía 'Dora metete adentro'".

Veinticuatro horas después, su madre salió al aire en el programa y, desdramatizando la problemática, reveló los consejos que le da la gente, luego de que su hija hiciera público su estado de alerta por ella.

Antes de darle la palabra a Dora, Yanina la saludó y anticipó: "Mi mamá es la terquedad. Ayer terminó saliendo a la calle y la gente le decía 'metete adentro'".

Acto seguido, Caamaño respondió: "Ayer, por las declaraciones que hizo Yanina, salí a la calle por una cosa urgente, tenía que pagar el teléfono, y desde la vereda de enfrente, desde los negocios, la gente me decía 'Dora metete adentro'".

"Estás obsesionada con salir. Ayer apareciste en casa. Dieguito se puso a llorar. 'Te vas a morir por el coronavirus'", acusó Yanina.

Indignada por la exposición a la que se somete su madre, Latorre agregó: "Estás obsesionada con salir en la calle. Ayer apareciste en casa. Dieguito se puso a llorar. 'Te vas a morir por el coronavirus', le decía. Apareció en casa caminando. No toma más el colectivo".

Sin manifestarse alterada por la situación, Dora agregó risueña: “Ahora todo lo hago caminado. Y bueno, voy a confesar algo: a la tarde me voy a dar una vueltita por el Rosedal (de Palermo)”.