Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Luis Ventura habló de la tensión que hubo cuando Adrián Pallares se sumó a Intrusos: "Tuvimos una charla en el camarín"

El periodista reveló el diálogo franco que tuvo con su colega en 2013, luego de picantes enfrentamientos mediáticos.

El crudo cara a cara de Adrián Pallares y Luis Ventura, a ocho años de la charla sin filtros a solas en Intrusos

El reencuentro de Luis Ventura con Marcela Tauro en Fantino a la tarde fue el principio de su reconciliación, luego de la fuerte diferencia que mantuvieron a mediados de 2014 en Intrusos, momento del cual también participó Adrián Pallares. Temas sobre los cuales el presidente de Aptra reflexionó en su regreso a los estudios de "la nave insignia" de América.

“La vida te trae sabiduría, el tema es saberla tomar o dejarla afuera. Yo soy un tipo de buena voluntad, lo fui siempre. Siempre dije que soy el mejor amigo o el peor enemigo. Si te ponés solo del lado de enfrente te voy a pelear. Tuve una charla a solas con Horacio Cabak en el camarín, y con vos cuando, Adrián, venías de un programa competidor. Y vos sabés lo que te dije. Es mi manera”, reveló Ventura.

Ahí, Pallares puso en contexto el relato de su debut en Intrusos, allá por marzo de 2013, tras ser panelista de Viviana Canosa: “Cuando yo empecé fue justo una semana en la que Luis no estaba, entonces había hablado con todos, menos con Ventura. Y yo dije ‘tengo que hablar con él en algún momento’. Yo venía de jugar en la contra”. Picante, Ventura agregó: “Nos habíamos cruzado con algunos palos mediáticos. Pero para mí un compañero es un compañero”.

"Nos habíamos cruzado con algunos palos mediáticos. Pero para mí un compañero es un compañero".

Cerrada la anécdota sobre su relación con Adrián Pallares, Luis Ventura habló sobre su vínculo con Marcela Tauro: “Ella trató de acercarse varias veces y yo no quise porque yo me conozco. Yo no dejo salir a la fiera, porque sé que está adentro mío que tengo enjaulada, entonces parezco un buen tipo. Pero cuando entro en una pelea soy bravo. Ella me iba a contar lo que le había pasado a ella, y yo le iba a tener que decir lo que yo recibí. Estaba herido en toda la vida, en el alma, y me tiraban sal. (…) Nos juntó Fantino. Para mí Tauro era una hermana, almorzaba con ella todos los días a la salida de Intrusos”.