Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Lucía Galán contó la experiencia mística que vivieron los niños de su hogar: "Se les apareció la Virgen de Fátima"

La cantante relató el milagroso suceso que contaron los chicos de su institución, tras un trágico accidente en la ruta en 2001.

El fuerte relato místico de Lucía Galán en Almorzando con Mirtha Legrand

La mesaza del domingo de Almorzando con Mirtha Legrand tocó varios temas, entre los cuales se destacaron las experiencias paranormales de los comensales. Creer o reventar, Lucía Galán contó que recibió un mensaje del más allá de parte de un amigo, y además relató cómo fue que la Virgen de Fátima cuidó a los niños de su hogar que sobrevivieron a un accidente tránsito que costó siete vidas.

“En el hogar de chicos que tenemos, en el 2001 un grupo viajó al sur de vacaciones, volcó el micro y fallecieron siete”, arrancó en referencia al accidente ocurrido a principios de octubre de 2001, en una peligrosa curva de la ruta nacional 40, en Zapala. Luego, comentó que ocurrió justo cuando ella y su hermano Joaquín estaban “de gira en España”.

“Cuando llegamos acá (a la Argentina) con los que habían sobrevivido y los chicos que habían perdido hermanos en el accidente, me quedé mucho tiempo a dormir en el hogar. Entonces, los más chiquitos que no habían viajado cuando les preguntaba cómo habían dormido siempre me hablaban de ‘la señora de blanco’, y de Daiana, una nena que había fallecido. Todos hablaban de la señora de blanco”, continuó.

Intrigada, en su momento Lucía averiguó con la nochera que estaba con los menores en el Hogar Pimpinela para la Niñez, en Villa Martelli, si usaba “un traje blanco”, pero la mujer le dijo que no. Hasta que la cantante develó el misterio: “Viendo una revista en esos días, un grupo de chicos que estaba dijo ‘¡acá está la señora!’ Y era la Virgen de Fátima, y muy naturalmente les seguimos la corriente y contaron que la señora les cantaba, los acariciaba en la cara, les tocaba y besaba las heridas, que a la noche caminaba por el patio. Todos empezaron a contar que jugaban y cómo los cuidaba la señora”.

Al final, Lucía Galán concluyó: “Así que hicimos una gruta con la Virgen de Fátima en el hogar. Yo creo absolutamente en estas cosas, en que ‘ellos’ se comunican y están permanentemente con nosotros”.