Lucía Celasco y las chicas que imitan sus looks: "Me parece un poco ridículo que hagan eso"

La nieta de Susana contó qué se siente marcar tendencia y la fama: “Odio la exposición con toda mi alma”, sentencia. 

Lucía Celasco habló de la fama y de su estilo (Fotos: Web y Archivo Ciudad.com).
Lucía Celasco habló de la fama y de su estilo (Fotos: Web y Archivo Ciudad.com).

Lucía Celasco (21) se ha transformado en uno de los personajes más top y buscados por la prensa. No sólo es la nieta de Susana Giménez, sino que con un estilo desenfadado y rebelde, se ha transformado en una verdadera it girl, que marca tendencia con sus looks.

De hecho, lucía es una amante de la moda, tiene su propio blog y colabora con la revista de su famosísima abuela. Sin embargo, en una entrevista con Paparazzi, aseguró que no tiene una fuente de inspiración definida a la hora de vestirse: “Creo que no me inspiro en nada en especial. Me levanto y me pongo lo que me gusta, mi estilo es algo innato”.

Lucía habló sobre la exposición en los medios: "No me gusta nada, odio esto con toda mi alma. Soy súper tímida, hasta hacer producciones de fotos me da muchísima vergüenza".

Cuando la periodista le preguntó si es consciente de que muchas chicas visitan su blog para copiar sus looks y conocer su rutina diaria, Celasco respondió: “Sí, estoy al tanto. Aunque sé que recibo muchas visitas, todavía no caigo. Me parece un poco ridículo que las chicas hagan eso”.

Una vez más, Lucía dejó en claro que aún no se siente del todo cómoda con su status de celebridad y la exposición: “No me gusta nada, odio esto con toda mi alma. Soy súper tímida, hasta hacer producciones de fotos me da muchísima vergüenza. Si fuese periodista me moriría, sería lo peor tener que moverme como lo hacen ustedes”.

Por último, la joven reveló que le gustaría ser diseñadora de ropa y desestimó un futuro como actriz: “Actuar o convertirme en actriz, ni ahí. Creo que ahora me siento un poquito más cómoda en el medio, pero cuando hay mucha gente me pongo tímida. Igualmente, de a poco me voy soltando cada vez más. Es parte del trabajo, no me queda otra. Ya veré qué surge de todo esto”.