Lourdes Sánchez sorprendió al contar que estuvo de novia con un hijo de Graciela Alfano: "Fue re buena suegra"

La panelista de LAM recordó con cariño a Gonzalo Capozzolo, hijo de su futura compañera de programa. Su palabra a Ciudad.

Lourdes Sánchez sorprendió al revelar que fue salió con uno de los hijos de Graciela Alfano: "Fue re buena suegra"

En su despedida de Los Ángeles de la Mañana, Cinthia Fernández mandó al frente con picardía a Lourdes Sánchez (33), a la vez que le hizo un guiño a Graciela Alfano (66), quien desde el lunes va a ocupar un lugar estelar en programa de Ángel de Brito. Así fue que Cinthia le comentó a De Brito: "¿Vos sabías que Lourdes fue nuera de Graciela? ¡Alfano fue su suegra!”.

Con total naturalidad, la mujer del Chato Prada admitió su romance vintage con Gonzalo Capozzolo Alfano (32) , sucedido cuatro años antes de que se instalara en Buenos Aires y llegara a ShowMatch: “Graciela es divina. Yo la amo. Fue mi suegra, sí… ja. Ja”. La revelación despertó la curiosidad del conductor, quien quiso que su panelista le diera más detalles: “¿Con qué hijo saliste?”. A lo que Lourdes respondió con una sonrisa y coincidió con los halagos de sus compañeras al periodista deportivo del diario La Nación: “Con Gonzalo. Es un potro Gonzalo”.

“Yo vivía en Corrientes, entonces Gonzalo me fue a visitar varias veces. Yo vine una vez, y cuando estábamos en su casa me crucé a Graciela Alfano con Matías Alé en bata”.

Muy relajada, la participante del Súper Bailando 2019 contó una graciosa anécdota que involucró a Alfano y a Matías Alé: “Yo vivía en Corrientes, entonces Gonzalo me fue a visitar varias veces. Yo vine una vez, y cuando estábamos en su casa me crucé a Graciela Alfano con Matías Alé en bata”. Al final, Lourdes Sánchez afirmó: “Tengo re buen recuerdo”.

Más tarde, en diálogo con Ciudad, la madre de Valentín Prada (2) explicó cómo surgió el flechazo con Gonzalo, quien hace un mes se casó con Delfina Badessich: “Con Gonzalo salimos en 2005. Él era amigo de unos amigos míos y fue a los carnavales de Corrientes. Entonces, nos cruzamos en un boliche de allá, empezamos a hablar, me pidió el teléfono y al principio hablábamos así o nos mandábamos mails. Fue un flechazo de adolescentes. Yo tendría 18 y él 17 años. Él fue unos días a Corrientes solo para visitarme. Después, yo vine en dos oportunidades a visitarlo. Pero no conocí a Graciela en el rol de suegra formal, obvio, porque fue como un amor de verano”.