Lindsay Lohan acusó de infidelidad a su novio y filtran video de una escandalosa pelea en el balcón de su casa: "¡Ayuda! Intentó estrangularme y casi me mata"

El diario británico The Sun publicó las imágenes, filmadas por un vecino, de la actriz acusando a su pareja de querer asfixiarla. 

Escandalosa pelea de Lindsay Lohan y su novio. Foto: Web
Escandalosa pelea de Lindsay Lohan y su novio. Foto: Web

Una vez más Lindsay Lohan (30) es noticia no por su carrera en el cine, sino por su turbulenta vida. La actriz protagonizó una escandalosa pelea con su novio, el millonario ruso Egor Tarabasov (22), que quedó registrada en un video que grabó un vecino y difundió el diario británico The Sun, y que la muestra pidiendo ayuda y acusando a su pareja de querer matarla.

"Ayuda, ayuda, por favor. Me ha intentado estrangular y casi me mata. Todo el mundo lo va a saber. ¡No se te ocurra volver a hacerlo! Fuera de mi casa. Estás loco, estás enfermo y necesitas ayuda".

En la filmación, que fue hecha desde un departamento que da al balcón del lujoso piso que tiene la exestrella infantil de Disney en Londres, Lindsay aparece desesperada: "¡Ayuda, ayuda, por favor! Me ha intentado estrangular y casi me mata. Todo el mundo lo va a saber. ¡No se te ocurra volver a hacerlo! Fuera de mi casa. Estás loco, estás enfermo y necesitás ayuda". Ante el pedido, la Policía intervino en el departamento y tuvo que romper la puerta, pero la pareja ya no estaba adentro. Unas horas después la actriz y su novio fueron localizados y solo dijeron que estaban "en perfectas condiciones".

La polémica pelea se habría desatado después que la actriz hiciera furiosas publicaciones en sus cuentas en las redes sociales, que después eliminó: allí aseguraba que Tarabasov la había engañado con una prostituta, de la que publicó todos sus datos personales. Sin embargo, la foto que más llamó atención fue la de una película que hizo en 2009, donde interpretaba a una mujer a punto de dar a luz. "Estoy embarazada", escribió, sembrando el rumor de que estaría en la dulce espera.

Una polémica más para Lindsay Lohan