Las sin previa, dos mundos opuestos - Ciudad Magazine

Las sin previa, dos mundos opuestos

La única coincidencia entre Juana Viale y Celeste Muriega, es que ambas fallaron en sus previas durante 5 meses. Más de medio concurso sin poder ser atractivas, en un momento fundamental para personajes casi desconocidos por la gran audiencia. Tanto Juana por arisca, como Celeste por inexperta, no contaban antes del concurso con presencia en los medios, como para contar quiénes eran. Y una de ellas abandonará la pista sin superar ese reto. 

Juana Viale o Celeste Muriega: una de las dos no estará en el aquadance. (Foto: Ideas del Sur)

Este lunes, el público decidirá entre Juana Viale o Celeste Muriega, quién pasan al aquadance y cuál abandona Bailando 2015 en el decimocuarto puesto.

La única coincidencia entre Juana y Celeste, es que ambas fallaron en sus previas durante cinco meses. Más de medio concurso sin poder ser atractivas, en un momento fundamental para personajes casi desconocidos por la gran audiencia. Tanto Juana por arisca, como Celeste por inexperta, no contaban antes del concurso con presencia en los medios, como para contar quiénes eran. Y una de ellas abandonará la pista sin superar ese reto. 

Generalmente, las votaciones telefónicas se definen por empatía. Y la previa es el mejor lugar para construir ese lazo. No sólo se vota baile, sino también comportamiento, gracia, carisma, química, pasión, entre otros factores más emocionales que lo técnico. En la mayoría de los casos, con la sumatoria de esos factores se gana la copa, pero todavía muchos no lo entendieron.

¿Qué habrá pasado por la cabeza de Juana al aceptar el Bailando?

Más allá del pedido de su hija Ámbar (fan del show), del importante cachet, y la pantalla para promocionar su obra de teatro, Viale llegó quizás a este certamen para revertir su antipática imagen ante la prensa y parte del público. ¿Lo habrá logrado?

En el caso de Muriega la meta estaba mucho más clara, y recién lo logró plasmar en el momento final del programa del viernes, donde expresó por qué quería seguir en la pista. Fue clara y contundente, y por primera vez mostró el corazón.

La incógnita es que preferirá el público: el poderoso talento para la danza de Muriega o la sobria evolución de Viale; las lágrimas sinceras de Celeste o las contenidas de Juana, la chica de barrio que sueña con triunfar o la millonaria rebelde que se prestó al concurso mediático. El lunes, la que se meta entre los 13 mejores del año, brindará las respuestas.

TE PUEDE INTERESAR