Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Julieta Bal desnuda su verdad en un durísimo monólogo teatral contra su padre: "Me marcaste para toda la vida"

La hija de Santiago Bal protagoniza un espectáculo en el que habla de los momentos más dolorosos de su infancia. Video.

Julieta Bal desnuda su verdad en un monólogo

Así como muchos cantantes componen temas musicales basados en sus experiencias personales, Julieta Bal decidió desnudar su intimidad a través de una obra de teatro en la que cuenta su vida desde que nació hasta el presente y donde hace público sus vivencias más dolorosos frente al público.

En un informe de Infama, mostraron un extracto de lo que la joven dice en su unipersonal, llamado Julita Bal Diván. Y sorprende la crudeza con la que habla de su padre, Santiago Bal: "No teníamos de qué hablar… si éramos dos extraños. ¿De qué se habla con un desconocido? Dos extraños conocidos. ¿Sabén cuántas veces vi a mi papá desde que nací hasta los 12 años? 25. No lo podés creer, yo tampoco y creo que agregué un par de veces de guapa que soy. Te vi 25 veces en 12 años, pá. Me rompiste el corazón. ¿No te acordabas que tenías una hija? Nada aprendiste, nada, nada”, comienza relatando.

"Te vi 25 veces en 12 años, pá. Me rompiste el corazón. ¿No te acordabas que tenías una hija? Nada aprendiste.Tu marca me atraviesa. Me marcaste para toda la vida".

Luego, agrega: "Tu marca me atraviesa, pa. Me marcaste para toda la vida. Un mimo, una caricia, un abrazo, no quería mucho más que eso. Y no me digas que con mi hermano aprendiste a ser papá, por favor, no. Con eso no te resarciste, pa… Papá, suena linda esa palabra. Es que no la dije muchas veces”.

Además, se refiere al difícil momento de salud que atravesó el exmarido de Carmen Barbieri cuando Julieta era una beba: "Apenas nací, mi papá se enfermó muy grave y le dieron pocos meses de vida, pero su pronóstico falló, por suerte. Buen karma, destino. Yerba mala nunca muere, dicen”, expresó.

Por último, destacó a la persona más importante de su vida y que la acompañó siempre: “Con mamá era feliz donde sea y como sea. Con papá… te la debo, o vos me la debés a mí, qué se yo”.

Una Julieta Bal a flor de piel.