Jimena Barón y un picante palito a Daniel Osvaldo en Esperanza mía: "Aprendí italiano en Milano porque andaba con un imbécil"

Haciendo gala del humor, la actriz deslizó un muy pícaro comentario sobre su pasado con el futbolista. ¡Dale play!

 Jimena Barón y un polémico palito a Osvaldo en Esperanza mía: "Aprendí italiano en Milano porque andaba con un imbécil"

A seis meses de terminar su relación con Daniel Osvaldo (29), Jimena Barón (28) le pone humor a las desventuras del pasado y las plasma con gracia en Esperanza mía, la ficción éxito de El Trece. 

En la piel de Gilda, la talentosa actriz da muestra de su capacidad de interpretación e improvisación en varias escenas, a las que suele decorar con divertidos guiños a su vida privada.

"Aprendí italiano en la ciudad de Milano porque andaba con un imbécil que me quiso arruinar la vida. Pero no me la arruinó, porque qué pasó, hablo italiano ahora. Y hablo buenísimo", dijo Jimena en Esperanza mía...¿y le dio un palito a Osvaldo?

Cuando su ruptura con el actual futbolista del Porto, de Portugal, estaba caliente, Jimena aprovechó una escena con Pedro Alfonso (El Gato, su novio en la novela) para deslizar un bocadillo que cayó como anillo al dedo con su alterada realidad: había vuelto a la Argentina con su pareja y su hijo, Morrison (1), y habían dejado gran parte de sus pertenencias en Europa. En ese contexto, Barón expresó en la comedia: "No sé dónde me voy a quedar y no me lo preguntes porque me angustia y me pone mal. Quiero retener mis cosas, tengo cosas en Europa todavía... ¡Carísimas! No quiero perder más", logrando la complicidad con sus atentos seguidores.

Con el duelo superado y viviendo una nueva historia de amor con Matías Tasín (un empresario que vive en Nordelta, divorciado y con un hijo pequeño), Jimena volvió a darle un palito a su ex en la novela. Caracterizada como una sexy traductora, Gilda le explicó al obispo interpretado Alberto Fernández de Rosas por qué sabe hablar italiano, y su respuesta –casualmente- coincide con una etapa de su vida con Daniel: ellos vivieron en Italia cuando él era jugador del Inter de Milán.

Con desparpajo y mezclando dicho idioma con el español, la actriz comentó con simpatía: "Aprendí italiano en la ciudad de Milano porque andaba con un imbécil que me quiso arruinar la vida. Pero no me la arruinó, porque qué pasó, hablo italiano ahora. Y hablo buenísimo".

Cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia.