Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Jésica Cirio reveló que su hijita ya tiene un personal trainer propio: "Toma clases dos veces por semana"

La nena entrena al aire libre y consume alimentos caseros, nada de preparaciones industriales.

La hija de Jesica tiene su propio personal trainer.
La hija de Jesica tiene su propio personal trainer.

Jesica Cirio hizo memoria y reveló que de chica se sintió discriminada por su cuerpo. Esa situación hizo que se volviera muy exigente, especialmente porque empezó a asociar la delgadez con el talento. Sin embargo, hoy por hoy está enfocada en llevar una vida saludable; un buen entrenamiento sumado a una alimentación rica en nutrientes.

Siempre atenta a las necesidades de su hija Chloe (3), Jesica reveló que la chiquita ya tiene un entrenador personal solo para ella. "Toma clases dos veces por semana con su entrenador personal. Desde que se permitieron las actividades al aire libre y hasta que vuelva al jardín, ejercita la coordinación y la motricidad fina a través de juegos físicos”, contó en diálogo con la revista Gente.

"Toma clases dos veces por semana con su entrenador personal. Desde que se permitieron las actividades al aire libre y hasta que vuelva al jardín, ejercita la coordinación y la motricidad fina a través de juegos físicos”.

¿Y cómo es su alimentación? Jésica intenta que sea lo más natural posible: "No la torturaría privándola de su golosina favorita si no se convierte en un hábito cotidiano, pero en vez de darle galletitas industriales preparamos juntas unas caseras con harina de almendras".

"Mientras jugamos, aprende sobre la importancia de los nutrientes. Ella toma su leche de fórmula, pero sabe que la chocolatada se hace con cacao natural y leche de almendras".

Antes de cerrar, remarcó que quiere que su hija aprenda sobre la importancia del ejercicio y de la buena alimentación. "Mientras jugamos, aprende sobre la importancia de los nutrientes. Ella toma su leche de fórmula, pero sabe que la chocolatada se hace con cacao natural y leche de almendras. Y si quiere jugo no pide el clásico de cajita, me dice: ‘Mami, ¿exprimimos una naranja?’”, cerró, orgullosa.