Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Inesperada confesión íntima de Evelyn von Brocke: "Después de Fabián Doman me abrí más; se puede gritar y está bueno"

La panelista de Intrusos reveló al aire cómo cambió su vida privada desde que se casó con Juan Viaggio.

La tremenda confesion hot de Evelyn von Brocke tras divorciarse de Fabián Doman

El matrimonio de Evelyn von Brocke (53) y Fabián Doman (57) se disolvió en 2013, después de 20 años en los que fueron padres de Constance (25) y Marc (22). Y si bien por mucho tiempo la panelista de Intrusos estuvo convencida de haber vivido una vida plena mientras duró el amor junto al exconductor de Intratables, dejó muy en claro que Juan Viaggio (59) es una experiencia superadora… ¡En el sexo!

La confesión hot vino a cuento del chimento que comentaron en el programa sobre la sonora fogosidad de Emanuel Ortega y Julieta Prandi, luego de pasar un tórrido fin de semana solos en un hotel. Chistosa, Virginia Gallardo conjeturó: “Sigo pensando en Ana Paula Dutil (N del R: exesposa del cantante), porque si era una costumbre gritar dirá ‘este atrevido va a hacer lo mismo’. Y sino lo era dirá ‘¡¿conmigo no gritaba y con ella sí?!’”.

Entonces, Rodrigo Lussich indagó: “¿Vos decís que uno grita según con quién esté?”. Pero antes de que Gallardo pudiera contestar, Evelyn afirmó: “¡Sí, re! Sí señores”. Tamaña declaración ameritó que Von Brocke se explaye: “Hay amoríos en los que gritás mucho más que con otros. De ambos lados. Se potencian”.

“Hay amoríos en los que gritás mucho más que con otros. De ambos lados. Se potencian”.

Intrigadísimo y tentado de risas, Lussich preguntó al límite: “¿Vos con Doman eras más silenciosa?”. Hábil, la periodista que en 2017 se casó con el cirujano, reveló: “No sé si con Doman (era silenciosa) pero después de Doman es como que me abrí, me entregué. Chicas, se puede gritar, está bueno y que los vecinos se la banquen”.

Asunto que Rodrigo Lussich resumió a la perfección con un provocador título. “Evelyn von brocke: después de Fabián Doman empecé a gritar como loca”. Eso lo decís vos, se despegó Evelyn de Lussich entre risas cómplices.