Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Horacio Cabak, un conductor todoterreno: "A mis 51 años, me veo en el espejo y me siento bien conmigo mismo"

Horacio Cabak: Estaba un poco enojado con el medio, pero estoy feliz con lo que me pasó este último semestre
Horacio Cabak: Estaba un poco enojado con el medio, pero estoy feliz con lo que me pasó este último semestre

El referente de La Jaula de la Moda habló a fondo con Ciudad sobre su récord de cinco horas al aire diarias en América, por qué nunca se casó con su compañera de toda la vida, y cómo se imagina como abuelo.

Durante los últimos meses, Horacio Cabak (51) copó la pantalla de América, donde demostró su sobrado oficio para reemplazar a Guillermo Andino, Alejandro Fantino y a Mariano Iúdica en sus respectivos programas. “Estaba con casi cinco horas de programas todos los días”, admitió con orgullo el conductor que este año arrancó con la 10° temporada de La Jaula de la Moda (lunes a viernes a las 19 por Ciudad Magazine) junto a Fabián Medina Flores, Mariano Caprarola, Claudio Cosano y las participaciones de Benito Fernández.

“El año que pasó no teníamos previsto tener pandemia ni que el programa se iba a hacer con tanto contenido vía virtual. Eso amplió mucho las posibilidades de entrevistar, de invitar y ver moda. Hoy en día, es más fácil porque podemos estar conectados con alguien que propone algo desde Jujuy, u otro desde España, que de ninguna forma podríamos tener en el programa. La virtualidad nos abrió posibilidades. Al mismo tiempo, nosotros funcionamos más como tridente y gran parte del año estuvimos juntos. Pasamos de ser algo coral de panelistas a ser los tres, un CSI de la moda”, contó en una entrevista relajada con Ciudad.

A partir del 15 de marzo, regresa a la segunda mañana de FM Delta, 90.3 con Ciudadano común (lunes a viernes de 10 a 12). Además, seguirá a cargo de Dicen, pero qué dicen en FM Milenium 106.7 (domingos de 10 a 11). “Me divierte mucho porque es un resumen de testimonios, es casi un debate entre los protagonistas de las noticias a través de lo que dicen, y no de lo que yo supongo u opino. Reflejo los audios con sus declaraciones, sus contradicciones, respecto de los temas de la semana”, explicó Horacio.

“El año pasado nos sirvió para ser mucho menos pretenciosos. Con un virus de mierda uno se dio cuenta de que en cualquier momento puede perder lo más preciado”.

Pero no solo de trabajo se habló durante esa amena charla, ya que a Horacio le brillaron los ojos de orgullo cuando habló de Verónica Soldato, su compañera de vida y madre de Ian (18) y los mellizos Cloe y Alan (15), y reflexionó: “El año pasado nos sirvió para ser mucho menos pretenciosos. Con un virus de mierda uno se dio cuenta de que en cualquier momento puede perder lo más preciado”.

Padre feliz por ver “bien plantados en la vida” a sus hijos, Cabak contó que Ian pudo irse de viaje de egresados al Caribe tras la suspensión obligada por la pandemia, que además es baterista de una banda y que se inclinaría por estudiar Publicidad, mientras a la vez cursa Marketing digital. De los más chicos, dice que Alan tiene claro que quiere ser arquitecto y que a Cloe la ve más volcada a la parte artística. “No es mi community mánager porque no tiene mis cuentas y contraseñas, pero es la que se encarga de los contenidos cuando le pido que me edite y musicalice videos. Es súper responsable y talentosa”.

-Aunque trabajaste apenas cinco años como modelo de alta costura en los inicios de tu carrera, la gente te sigue asociando a eso.

-Sí. Me llama la atención porque hay mucha gente que habla de mi carrera en la moda como si la hubiera visto, pero nadie la vio. Fue muy poco tiempo, hace muchos años. Pero seguí vinculado a la moda, o a los desfiles. Ese fue uno de los motivos por los cuales Coco Fernández me llamó para hacer La Jaula de la moda, y fue una forma de cerrar un circulo que empezó como modelo, que como modelo trascendí a la conducción, y terminé conduciendo un programa que empezó siendo pura y exclusivamente de moda, pero ahora que ahora es de entretenimientos, donde la moda es un disparador de situaciones. El programa va mucho más allá de eso, y por eso también se amplió tanto el público. No es gente que consuma moda, sino que se divierte, la pasa bien, viene a aprender. Muchos nos eligen como compañía para correrse de la actualidad, para pasar un rato ameno con nosotros.

"Me llama la atención porque hay mucha gente que habla de mi carrera en la moda como si la hubiera visto, pero nadie la vio. Fue muy poco tiempo, hace muchos años".

-Algo que les funcionó mucho dentro de la adaptación a la virtualidad fue que las famosas muestren sus placares. ¿Piensan seguir con eso?

-Eso funcionó muy bien, está bueno. El tema es que hay gente que no quiere compartir cómo es su vestidor porque es mostrar la intimidad. Al mismo tiempo estaba bueno porque, por ejemplo, yo como invitado no voy a ningún lado por un tema de protocolos. Tengo mi burbuja acá, en América y la radio la hago gran parte desde mi casa. Y la verdad que no tengo muchas ganas de ir a otros programas. Mucha gente está dispuesta a participar de forma remota, y eso podría ser una buena idea para tener invitados que muestren algo distinto, y al mismo no exponerse ellos ni nosotros a un posible contagio.

-¿Vas a tener programa propio en América?

-Con ellos tengo buena relación desde el año pasado, cuando empecé a hacer reemplazos y existía la posibilidad de que tenga un programa propio. Es algo que está en la cabeza de la gerencia de América. Pero tenerlo significa hacer alguna modificación en la grilla, no para sacar gente que de hecho están firmes, sino para acotar algún programa. Estamos a la espera de aprobaciones presupuestarias. Yo me siento muy cómodo, la pasé muy bien. Empecé reemplazando a Alejandro Fantino en Fantino a la Tarde durante dos semanas, después me pidieron que reemplazara a Guillermo Andino en Informados de todo; cuando se fue Mariano Iúdica de vacaciones me pidieron que lo reemplazara en Polémica en el Bar. Estaba con casi cinco horas de programas todos los días. Y como decidieron hacer un cambio de formato para el programa de Andino, confiaron en mí y Sofía "Jujuy" Jiménez porque estábamos haciéndolo bien para desarrollar el proyecto con tiempo, por eso el Es por ahí (N del R: con Guillermo Andino y Soledad Fandiño) va a arrancar el lunes 8 de marzo a las 11. Tengo la sensación de que en cuanto haya una posibilidad, soy una de las primeras opciones de América para generar un nuevo contenido, fue lo primero que me dijeron cuando pensamos el 2021.

"Hubo momentos en que tenía tres programas al aire en eltrece. Teleshow, El show creativo y Man o man. Hace 25 años que trabajo en la tele y la verdad que tuve la posibilidad de hacer un montón de formatos distintos".

-Tenés una decena de programas como conductor en tu haber…

-Hubo momentos en que tenía tres programas al aire en eltrece. Teleshow, El show creativo y Man o man. Hace 25 años que trabajo en la tele y la verdad que tuve la posibilidad de hacer un montón de formatos distintos. Salvo en Canal 7, trabajé en todos los canales de aire. Eso me pone muy contento.

-A pesar de eso, muchos recién ahora te descubren, o te redescubren

-Sí, porque tuve mucho trabajo en canales de aire hasta 2011, cuando terminé Zapping en Telefe y empecé a hacer La Jaula de la moda. Después tuve pequeñas participaciones, pero hay una generación que no me vio trabajando en aire. Hay gente que me redescubrió, que por ahí me tenía asociado a los programas de entretenimientos, que era lo que había hecho mucho, o por la moda por mi pasado de modelo y la Jaula. De Súper M hice las finales, además de transmisiones de los premios Oscar en directo.

-¿Te sorprende?

-Hace 10 años que hago radio con contenido periodístico en Delta, y por ahí sorprendió a muchos que podía manejar actualidad, que podía conducir un programa parecido a un noticiero, que estaba informado, que tenía opinión. Creo que en este último semestre me descubrieron, me redescubrieron y que algunos pensaron que no tenía las herramientas para hacer un programa de actualidad al aire.

"Creo que en este último semestre me descubrieron, me redescubrieron y que algunos pensaron que no tenía las herramientas para hacer un programa de actualidad al aire".

-En paralelo a todo esto, ¿sos un tuitstar?

-Sí, yo qué se si soy un tuitstar. Yo le encontré la vuelta, o encontré la forma de divertirme en Twitter. Eso generó repercusión y me divirtió. Siempre me gustaron las redes sociales. Hubo momentos en que le encontraba la vuelta para estar más participativo, a veces estaba más contemplativo con la idea de informarme, pero en la pandemia encontré un lugar desde donde pararme en Twitter, que funcionó bien. Lo que estaba haciendo en Instagram también funcionó porque casi que dupliqué los seguidores. Me divierto, pero no me engancho.

-Y de debatir en Twitter pasaste a hacerlo en Polémica en el bar.

-Sí. Ahí me siento muy cómodo. La verdad es que fue una decisión rara de parte de ellos, nunca pensé que me iban a llamar. Polémica se tuvo que rearmar y les pareció interesante que participe, cuando no era ni panelista. Porque también es complicado cuando uno es un conductor de cierta trayectoria el programa para el cual a uno lo invitan. Porque uno está sobrecalificado para estar de panelista, al mismo tiempo que para ir de acompañante. Es raro. Fui uno más de los que estaba sentado, me invitaron a ver cómo me sentía, la pasé genial y en el primer corte me preguntaron si me quería sumar. Mariano Iúdica siempre fue muy generoso conmigo, me dijo que estaba tranquilo de que esté porque si se enfermaba o se tenía que ir sabía que me tenía.

-¿Por qué nunca te casaste?

-Con Verónica estamos en pareja hace más de 25 años y tenemos tres hijos. No casarnos no fue una decisión, sino que empezamos a salir, a convivir y estábamos bien. Nosotros arrancamos la convivencia pronto, empezamos a tener hijos y nunca tuvimos en la mente ni el trámite, ni la fiesta. La vida nos llevó por este lado, y a esta altura del partido no lo hacemos por cábala, porque mucha gente se casó y divorció en el medio. Venimos bien y no hay razón. A veces mi mujer me molesta y me dice ‘vos nunca me pediste casamiento’, ella y mi hija me cargan.

"Con Verónica estamos en pareja hace más de 25 años y tenemos tres hijos. No casarnos no fue una decisión, sino que empezamos a salir, a convivir y estábamos bien.... A esta altura del partido no lo hacemos por cábala, porque mucha gente se casó y divorció en el medio".

-¿Cómo te imaginás el abuelazgo?

-Me gustaría ser un abuelo jovial, disfrutar bien de mis nietos. Yo asumí la paternidad en el momento en que sentí que ya estaba afianzado, con proyección y tranquilidad para poder disfrutarla. Espero que mis hijos tomen la decisión pensada en el momento en que lo crean. Yo soy de la idea de que la paternidad es mejor cerca de los 30.

-Trabajando con la imagen y siendo referente de la moda por La Jaula de la Moda, ¿se te cruzó por la cabeza hacerte retoques estéticos?

-Cero. Lo único que hice este año fue ir a ver a un médico cirujano que hace tratamientos preventivos, pero lo único que hago es ponerme cremas. Pero después tengo mis canas, mis arrugas. No pienso en operarme porque me doy cuenta muy fácil de la gente que se hace cosas, y no quiero ese resultado en mi cara. Veo que pierden las proporciones. Yo me veo en el espejo y me veo bien a mis 51 años, me siento bien conmigo. No veo la imagen del tipo de 51 que suponía a los 14, no veo un viejo, sino que me veo bien. Hay gente que dice que me ve mejor ahora que hace 10 años. Aunque si en algún momento necesitara hacerme algo, no dudaría en hacerlo porque laburo con la imagen.

-¿Tenés una rutina de ejercicios para mantenerte saludable?

-Hacía, pero lamentablemente primero por la pandemia y después tanto trabajo dejé de hacerla. Ahora que se me empiecen a ordenar los horarios, voy a recuperar la mañana y el mediodía. A mí me gusta mucho salir a andar en bicicleta, hago unos 20 o 30 kilómetros. Y si bien no soy fanático, hago abdominales y complementos. Creo que el lunes mismo voy a salir a correr, para después estar tranquilo para arrancar con la radio desde el estudio que tengo en casa.

"Estaba un poco enojado con el medio porque mientras que yo tenía la posibilidad de trabajar con las empresas más importantes del país, pero no tenía demasiada cabida en la televisión abierta. No entendía por qué. La verdad es que estoy feliz con lo que me pasó este último semestre con tantas posibilidades de trabajar".

-A esta altura de tu vasta carrera, ¿te queda algún anhelo profesional por cumplir?

-Yo hice muchos formatos y hay uno que siempre me gustó, que nunca pude hacer y que por suerte ahora está funcionando y es lo que hace Jey Mammon en Los Mammones. Me gustaría hacer el formato, siento que lo podría hacer bien, porque que permite hacer una entrevista con tiempo, alegría, espíritu lúdico como los late night show americanos. Después, estaba un poco enojado con el medio porque mientras que yo tenía la posibilidad de trabajar con las empresas más importantes del país, pero no tenía demasiada cabida en la televisión abierta. No entendía por qué. La verdad es que estoy feliz con lo que me pasó este último semestre con tantas posibilidades de trabajar. A veces me preguntaban por qué había aceptado tanto, porque llegué a hacer tres programas al día, casi cuatro porque a veces tenía eventos empresariales, y me iba de mi casa a las 8 y volvía a las 22. Lo disfruté mucho, extrañaba mucho la posibilidad de hacer aire en vivo.