Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

GH2015: los mensajes ¡en llamas! de Mariano Berón a Jésica Farías que 'prueban' el romance

A pesar de que el cordobés la niega como novia, la morocha mostró en Intrusos las divertidísimas charlas como prueba ¿irrefutable? Video.

Gran Hermano 2015: los insólitos mensajes de Mariano Berón a Jésica Farías que prueban el romance

El payasesco personaje que Mariano Berón se propuso montar en Gran Hermano 2015 no parecería estar tan alejado de su real personalidad, al menos a juzgar por los insólitos mensajes románticos que Jésica Farías mostró en Intrusos. Como hizo dentro de la casa más famosa, el jueves por la noche el cordobés minimizó su relación con la despampanante moricha al reducirla a una mera amistad, razón por la cual ella !se vio obligada" (¡ejem!) a mostrar las evidencias de su romance en Intrusos.

Desafiante, Jésica disparó: "Si a él le sirve negarme, queda él como mentiroso. Yo no miento, pruebas hay, y hay un montón de gente que sabe". A su lado, Marina Calabró aportó los testimonios de WhatsApp que consideró "concluyentes" de que "hasta minutos antes de ingresar a la casa" le profesaba su amor. "No te das una idea, amor, de lo que necesito tenerte al lado, Jésica. En serio te digo, se me acelera el corazón cada vez que te veo, me das mucha alegría cada vez que decís que venís o que sé que te voy a ver. Sos un amor, loca. Va a ser muy feo estar lejos de ti. Te voy a extrañar millones. Muero por dormir desnudos, apretados, toda la noche besándote la espalda y diciéndote cosas lindas. Te mando esta canción, cielo, es lo que me pasa con vos, Jésica Farías", leyó Marina para asombro de los panelistas.

Para disipar las dudas respecto de la autoría de las románticos líneas, Calabró aventuró: "Nadie que quiera truchar un mensaje se toma el trabajo, por ejemplo, de hacer esto (de escribir con emoticones y palabras a la vez)". Por último, la morocha reiteró que durante el verano pasado ella y Mariano Berón convivieron con Aníbal Pachano en la temporada de Carlos Paz.

Tiembla Joe Fernández y su poesía de sobrecitos de azúcar, frente a la creatividad 2.0 del hermanito.