Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Los fuertes audios de Andrea Campbell, abogada de Rubén Mühlberger, a la hermana del médico: "Te van a cagar"

En Intrusos pusieron al aire un mensaje de voz que la panelista de Nosotros a la Mañana le envió a Daniela Mühlberger.

El curioso mensaje de audio que Andrea Campbell, la abogada de Rubén Mühlberger, le dejó a su hermana Daniela

Una fuerte e inesperada interna familiar surgió el fin de semana, cuando Daniela Mühlberger salió en los medios a disparar munición pesada contra su hermano, el polémico doctor Rubén Mülberger. A casi siete meses de la promoción que Mühlberger hiciera de un supuesto antiviral que neutralizaba al covid, en Intrusos recibieron a la mujer que se puso del lado de Juan, el exsecretario del médico que le inició una causa judicial al médico.

En este contexto, Jorge Rial puso al aire un mensaje que Andrea Campbell, abogada de Rubén, le dejó el domingo a Daniela. El audio se originó luego de que Daniela mantuviera una dura discusión con Rubén: “Fue el quiebre. Me sentí ahorcada emocionalmente. En un callejón sin salida. Sentí asco. Fue la primera vez que dije ‘basta’”.

Por eso, sentada junto al letrado Ignacio Trimarco, Daniela hizo que todos escucharan el mensaje que le dejó la panelista de Nosotros a la Mañana: “Dani, te pido por favor que me llames porque estoy a punto del colapso coronario. Quiero saber si estás bien. Hablé con Juan, quiero saber si estás bien. Si hay algo que arreglar con Rubén dejame que intermedie y te lo voy a conseguir. Yo soy tu abogada también. No hables con Trimarco que no es tu abogado. Yo soy tu abogada. No confíes en cualquiera, te van a cagar. Llamame por favor. Te doy mi palabra de honor que no hablo con Rubén”.

Según detalló Daniela, Andrea Campbell la había llamado 37 veces ese mismo domingo. En esa misma entrevista con Intrusos, Daniela contó que está bajo tratamiento psiquiátrico, y afirmó tener “dependencia emocional y económica” con Rubén Mühlberger: “Yo tengo con él una relación como de una mujer golpeada. Es el síndrome de la mujer golpeada, nada más que soy su hermana. (…) Con él no sabés qué hacer porque un día hacés las cosas bien y después mal. Llegué a su casa y estaba re agresivo. Me dijo gorda, fea. No estoy bien, chicos. No la estoy pasando bien”.