Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Freddy Villarreal contó la experiencia paranormal que tuvo, internado en terapia intensiva: "Me encontré con el Diablo en una enfermera"

El imitador dio detalles de las vivencias sobrenaturales que atravesó en una situación límite.

Freddy recordó una experiencia mística que tuvo cuando estuvo internado al borde de morir.
Freddy recordó una experiencia mística que tuvo cuando estuvo internado al borde de morir.

A fines de mayo, Freddy Villarreal contó que, dos años atrás, su vida estuvo muy comprometida cuando le diagnosticaron que tenía un posible tumor en los intestinos. “Era un pólipo muy grande y terminé en terapia intensiva un mes”, reveló en PH, podemos hablar.

A cuenta de esa situación, de la que poco se supo en su momento, el imitador relató que, estando en cuidados intensivos, tuvo un “encuentro” con la muerte: “Me vino a buscar la Parca y hablamos. Me estaba muriendo. Era una operación en la que me sacaron parte del intestino y se complicó”. 

Y ahora, en diálogo con Agarrate Catalina, Freddy sumó a esa anécdota escalofriante más detalles sobrenaturales, ya que aseguró que, además de ese diálogo cara a cara con la muerte, tuvo contacto directo con una “entidad celestial” y con el Diablo.

“Hablé con Dios y le dije que, si era tan amable, no era el momento para irme; le dije que me parecía que no me podía ir y me concedió seguir en la vida”.

“Hablé con Dios y le dije que, si era tan amable, no era el momento para irme; le dije que me parecía que no me podía ir y me concedió seguir en la vida”, le contó a Catalina Dlugi

Y agregó: “También me encontré con el Diablo y estaba personificado en una enfermera, que era muy mala, me hacía todo mal a propósito”. Freddy contó además que al irse del sanatorio esta personificación maligna lo miró “con bronca”. “Como diciendo ‘zafaste’”, agregó.

“También me encontré con el Diablo y estaba personificado en una enfermera, que era muy mala, me hacía todo mal a propósito”.

Villareal aclaró en el programa de La Once Diez/Radio de la Ciudad que su experiencia mística no fue “físicamente palpable”.