Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Enrique Pinti y la complicación de su diabetes: "Perdí toda vergüenza; una persona me ayuda a bañarme"

El artista contó cómo empeoró su enfermedad en el último año, al punto de dificultarle movilizarse por sus propios medios.

La desprejuiciada revelación de Enrique Pinti: “Una persona me ayuda a bañarme tres veces por semana”
La desprejuiciada revelación de Enrique Pinti: “Una persona me ayuda a bañarme tres veces por semana”

La pandemia de coronavirus y el aislamiento social, preventivo y obligatorio encontraron a Enrique Pinti "sospechosamente bien" dentro de su casa sin haber salido a la calle ni un segundo. Así lo confesó el artista en una nota en la que además le puso mucho humor a sus problemas de salud y su necesidad de volver a trabajar.

Así fue que, antes de estrenar Pinti y Polino al hueso, su espectáculo vía streaming junto a Marcelo Polino, Enrique contó: “Yo tengo un colchoncito de plata ahorrado, pese a que he sido un mal administrador, puedo aguantar cuatro o cinco meses sin trabajar. Pero nueve meses no. Tampoco es cuestión de llegar al final de la pandemia, que no sabemos cuándo va a ser, y estar en cero en el banco a mis 80 años. Tengo muchos remedios y médicos que vienen a casa para atenderme, porque no quiero salir, y todo eso cuesta”.

“Perdí toda la vergüenza, porque parece que fuera humillante, pero no. Jorge me hace los masajes y me baña tranquilamente, y a mí no se me cae ningún anillo. Lo único que me quedó bien es la cabeza, el cuerpo fue”.

En diálogo con Esto no es Hollywood (lunes a viernes de 20 a 22 por radio Del Plata), Pinti se explayó: “Lo que me pasó con la diabetes este último año es que se me hincharon mucho las piernas. Es un problema de circulación, pero no hay ningún problema de trombosis porque me hice hacer análisis, pero me resulta difícil levantarme o caminar, aunque camino pero medio torpe".

"Para no caerme en la ducha, lunes, miércoles y viernes tengo a una persona que atendió a mi hermano, que es masajista, y que lo volví a llamar para que me ayude a bañarme, y hacer toda una serie de cosas”, continuó el artista.

“Perdí toda la vergüenza, porque parece que fuera humillante, pero no. Jorge me hace los masajes y me baña tranquilamente, y a mí no se me cae ningún anillo. Lo único que me quedó bien es la cabeza, el cuerpo fue”, remató entre risas. Al final, Enrique Pinti precisó que convive con el ahijado de su mamá, que tiene 7 años menos que él: “Es el que hace todas las cosas, y una señora con permiso también. El departamento es grande”.