Una empresaria brasileña pagó ¡90 mil dólares! por un beso de Ricky Martin: el video del momento

El cantante subastó un beso en un evento en San Pablo para recaudar fondos contra el HIV, donde presentó oficialmente a su nuevo novio.

Una empresaria brasileña pagó 90 mil dólares por un beso de Ricky Martin. Foto: Web
Una empresaria brasileña pagó 90 mil dólares por un beso de Ricky Martin. Foto: Web

Ricky Martin (44) despierta pasiones donde vaya y ante el público que sea, sin distinción de sexo o de nacionalidad. El cantante fue parte de un evento que organizó la Fundación Americana Contra la Lucha contra el Sida (amfAR) en San Pablo, Brasil y para recaudar fondos para esa entidad subastó nada menos que un beso suyo. ¡Y hubo una mujer que pagó 90 mil dólares para conseguirlo!

¿Quién es la fan que desembolsó la exorbitante cifra por un beso del boricua? Se llama Ana Paola Diniz, es una empresaria brasileña y dueña de un dog resort, un hotel de lujo para mascotas. Ricky se acercó a la mesa de la mujer, mientras una decena de celulares registraban el momento, y terminó dándole por lo que había pagado. Ella, dispuesta a cobrar cada centavo, lo tomó de la cabeza y terminó haciendo realidad su sueño.

La gala benéfica fue la oportunidad de Ricky para confirmar su romance con el artista plástico de origen sueco y sirio Jwan Yosef. Después de muchos rumores y fotos de ambos compartiendo unas vacaciones en Japón, la pareja llegó al evento tomada de la mano y se mostró muy feliz frente a los flashes. "Sí", escribió el cantante en Instagram, junto a una foto suya con el apuesto artista de 32 años.  

No es la primera vez que una celebrity vende sus besos por una buena causa. En 2007 la misma entidad subastó los labios de George Clooney, que terminó recibiendo la friolera de 350 mil dólares. 

¿Cuánto pagarías vos por un beso de Ricky Martin?

Kiss with Ricky Martin for 90000 dollars. @Amfar gala. Video by @maximsap #amfar2016 #rickymartin

Un vídeo publicado por FASHION TO MAX official (@fashiontomax) el

Yup.

Una foto publicada por Ricky (@ricky_martin) el