Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

El duro mea culpa de Mora Godoy sobre la crianza de su hija en pleno apogeo de su carrera

La participante del Súper Bailando habló del lado B de su profesión y de como su agenda afectó a Bianca, de 12 años. 

El mea culpa de Mora Godoy al hablar de la crianza de su hija en medio de su exigente rutina laboral

Es una de las referentes del tango y su talento y destreza para desenvolverse en el escenario fue apreciado a lo largo y a lo ancho del planeta Tierra. Y en una nota a corazón abierto, Mora Godoy (47) contó el lado B de su profesión.

"No debería decirlo, pero siento que en los primeros años de mi hija (Bianca, de 12) no estuve como debería haber estado como madre, porque a mí me llevó puesta el laburo", confesó Mora en diálogo con Siempre Show, el ciclo de Ciudad Magazine (lunes a viernes a las 20hs).

"Era un momento en el que yo no estaba en la Argentina prácticamente, vivía de tour. A algunos la podía llevar y a otros no porque eran muy peligrosos como en Rusia, Europa del este, Siberia, en China profundo… y ella sufrió muchísimo", agregó.

"No debería decirlo, pero siento que en los primeros años de mi hija (Bianca, de 12) no estuve como debería haber estado como madre porque a mí me llevo puesta el laburo".

Además, la artista contó una experiencia que la marcó tanto a ella como a su hija: "Siento que es un momento en el cual yo quiero dedicarme a ella. Mi hija tenía 3 años cuando hice el tour más largo y es el día de hoy que lo recuerda y se le caen las lágrimas diciendo 'fue lo más triste de mi vida'. Fueron como dos meses en los que ella no entendía si yo iba a volver".

"Pensá que una nena de 3 años, por más que la llames por teléfono todos los días, no entiende si vas a volver o no volvés más. En ese tiempo se quedó con mi mamá y con la niñera, pero nada alcanzaba", continuó.

"Mi hija tenía 3 años cuando hice el tour más largo y es el día de hoy que lo recuerda y se le caen las lágrimas diciendo 'fue lo más triste de mi vida'. Fueron como dos meses en los que ella no entendía si yo iba a volver".

Y cerró, sin filtro: "Tenía una tristeza que cuando volví, me llamaron del colegio y me dijeron que me la quede una semana y que ni la lleve a clases porque hacía dos meses que no se reía. Para mí fue desgarrador, todavía lloro por ese tour que, a la vez, era mi laburo y tenía que salir adelante porque soy jefa de familia".