Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Diego Maradona, al borde del llanto, habló de su estado anímico: “No es depresión, es tristeza. Estoy fuerte, no me van a quebrar”

En medio del escándalo familiar, el Diez publicó un video en el que se conmueve al recordar a su padre. 

Diego Maradona, al borde del llanto, habló de su estado anímico

Una vez más, Diego Armando Maradona se encuentra en el centro de la atención mediática tras pedir una auditoría sobre sus bienes y citar a declarar ante la Justicia a Claudia Villafañe, madre de sus hijas Dalma y Gianinna. ¿El supuesto faltante que acusa el astro? Nada menos que 6 millones de dólares.

"Sé que se dijeron muchas cosas en estos días. Nadie puede saber lo que yo estoy sintiendo por dentro por la pérdida de mi padre".

En medio del escándalo judicial y familiar, Diego se tomó unos minutos para grabar un video y contarle a los argentinos cómo está anímicamente. El foco de la grabación, sin embargo, no estuvo puesto en la pelea con su exmujer sino en su estado anímico tras la muerte de su papá, Don Diego Maradona, quien falleció la tarde del 25 de junio a sus 87 años.

A un mes de la partida de su padre, Diego publicó en su canal de Youtube un video en el que aparece con su amada pelota en la mano, mirando a cámara y al borde de las lágrimas: “Sé que se dijeron muchas cosas en estos días. Nadie puede saber lo que yo estoy sintiendo por dentro por la pérdida de mi padre. Quizás a muchos les da lo mismo porque van todos los días al trabajo y siguen su rutina. Yo no, a mí me cortaron un amor que creía que era eterno y eso no se olvida tan fácilmente”. 

"Estoy fuerte, no me van a quebrar. Soy muy duro y tengo mucha espalda por no decir, esos dos... Pero, cuidado, que cuando vuelva, vuelvo con todo".

Luego, aclaró: “No es depresión, no es que estoy mal con los argentinos, con el mundo, simplemente tengo la tristeza de un hijo que es agradecido y lo voy a ser hasta el día que me muera”, dijo visiblemente emocionado.

Pero se despidió con un mensaje alentador: “A los maradonianos, a la gente de la página y a todos los argentinos, les digo que estoy fuerte, que no me van a quebrar. Soy muy duro y tengo mucha espalda por no decir, esos dos... Pero, cuidado, que cuando vuelva, vuelvo con todo. Vuelvo a trabajar, vuelvo por la FIFA, vuelvo por la gente de Arabia que me dio trabajo y por sobre todas las cosas, vuelvo por mi familia porque sé que ellos están sufriendo tanto como yo. Un abrazo grande a los argentinos y hasta cualquier momento. Y pónganselo en la cabeza: no es depresión, es tristeza de haber perdido a alguien que me llevó a ser quien soy hoy”.

Cuando Maradona terminó su discurso, Rocío Oliva -su actual pareja- se acerca a abrazarlo y darle un beso, en forma de consuelo. Un Diego auténtico, emotivo y picante.