Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

El desgarrador posteo de Gianinna Maradona sobre sus últimos días con Diego en la clínica: "No querías que te suelte la mano"

La joven volcó sus sentimientos en las redes y compartió una profunda carta con una significativa postal junto a su papá. 

El desgarrador posteo de Gianinna Maradona sobre sus últimos días con Diego en la clínica (Fotos: Web e Instagram)
El desgarrador posteo de Gianinna Maradona sobre sus últimos días con Diego en la clínica (Fotos: Web e Instagram)

Con el dolor marcada a fuego en su corazón a cuatro meses y media de la muerte de Diego Maradona, Gianinna volcó su dolor en las redes y contó cómo fueron los últimos días en la clínica mientras cuidaba a su papá.

“Creía que volvíamos a empezar y la vida me volvió a sorprender de la forma más triste. Te fuiste y una parte mía se fue con vos. Nunca más voy a volver a ser esa Gianinna”, comenzó diciendo la hija del Diez en Instagram, junto a una foto en blanco y negro donde se la ve agarrándole la mano al Diez.

“Ayer pude hablar de estos días en la clínica con vos, esas noches intensas que me hiciste ser más tu mamá que tu hija. Hoy me las acuerdo y me río. Me río de tu hermosa forma de saber que yo siempre iba a estar ahí si me espiabas o si me rajabas. Las cenas donde pedías lo más extraño que alguien podía pedir. El café batido sin cafeína de madrugada. Los masajes, el aceite de coco”, agregó.

"Creía que volvíamos a empezar y la vida me volvió a sorprender de la forma más triste. Te fuiste y una parte mía se fue con vos. Nunca más voy a volver a ser esa Gianinna".

Luego, dejó en claro que aquellos momentos con Diego fueron más que especiales: “Hoy pienso que esos días fueron nuestra despedida. Guardo en mí esas noches donde me dolía todo porque no querías que te suelte la mano y me quedaba dormida en la silla toda doblada para no soltarte y que te despiertes. El sonido de las máquinas y la pu… alarma que nos avisaba que te habías sacado el aparatito del dedo”.

"Guardo en mí esas noches donde me dolía todo porque no querías que te suelte la mano y me quedaba dormida en la silla toda doblada para no soltarte y que te despiertes".

“Hoy extraño estar sentada y dormir con barbijo. Extraño tus caprichos y tu forma de hacerme reír y llorar a la vez. Cierro los ojos y abrazo cada uno de esos momentos. Hoy necesito un abrazo tuyo, de esos que sólo vos podías darme, tu “negra tranquila, papá ya está acá...”. Bajá un ratito y abrázame, NOS EXTRAÑO. TE AMO”, cerró, a flor de piel.